La cantante era una de las principales seguidoras de Hillary Clinton, por lo que salió a las calles de Nueva York a protestar contra la victoria de Donald Trump.