Tortitas de zanahorias

La hora de la merienda de los niños es uno de los momentos más delicados cuando se trata de llevar una dieta equilibrada en la familia. Las arepitas de zanahorias son una excelente opción para mantener su balance alimenticio. Es una recta sumamente sana y nutritiva. Además, pueden ir acompañadas del dulce que más les guste, como sirope de chocolate, caramelo o nata.

Puré de zanahorias

La zanahoria es una de los tubérculos más populares entre los niños. Les resulta atractiva por su color y su sabor. Y la primera opción a la que se acude para que él bebé la pruebe es el puré. La zanahoria es una gran ayuda en el crecimiento sano del niño, por su alto contenido en vitaminas y antioxidantes. Puedes acompañarlo con huevo, queso o jamón.

Tarta de zanahorias

Es un bizcocho jugoso y único para la merienda o el desayuno de los niños. Además de ser muy sabrosa y nutritiva, es perfecta para dietas que no permitan tomar demasiada cantidad de azúcares, ya que la propia zanahoria aporta un gran dulzor sin tener que emplear el azúcar tradicional. 

Ensalada de zanahoria con pollo y manzana

Aunque por lo general a los niños no les gustan los vegetales, es casi imposible que se resistan ante una ensalada de zanahorias con pollo. Es un alimento sano y muy recomendado para que los niños pierdan el miedo a comer ensaladas. La combinación de sabores es deliciosa.    

Croquetas de zanahorias

Es un alimento completo y equilibrado. Durante el desayuno es la jugada perfecta para los niños. Es una de las recetas más recurrentes para los padres, porque puede prepararse con antelación, suele gustar a todos y admite infinidad de diferentes rellenos. Puede ser jamón, queso o verduras.