Lizzy Caplan realmente no ha hecho muchas mega producciones. Dejando a “Cloverfield” a un lado, más que nada ha sido televisión o pequeñas comedias: “Party Down”, “Masters of Sex”, “Bachelorette” y Janis Ian en “Mean Girls”.

Con “Now You See Me 2 (Los Ilusionistas 2)” toma un desvío en un trotamundos de suspenso semi-cómico, interpretando a la nueva adición a los “Cuatro Jinetes,” los magos Robin Hood completados por Jesse Eisenberg, Dave Franco y Woody Harrrelson. Y, sin embargo, Caplan dice que se sentía como estar trabajando en una de esas comedias estridentes donde todo el mundo está haciendo todo lo posible para lograr que el otro se ría. La actriz, de 33 años, habla de trucos de magia y esa molesta pregunta: ¿Son divertidas las mujeres?

¿Aprendiste algún truco de magia haciendo esto?

Aprendí algunos trucos de salón. Desafortunadamente cuando trato de hacerlos delante de mis amigos no me hacen caso. “Oh, hiciste una película sobre magia y crees que puedes hacer magia”. Incluso cuando logro el truco perfectamente, no lo creen.

¿Puedes hacer el truco de la moneda detrás de la oreja? ¿El truco de los papás? Siento que mi padre solía hacer eso.

Siento que es más como un truco de un tío. Sí, el que tiene la cola de caballo.

La cola de caballo le da el poder para ocultar la moneda.

Es por eso que muchos magos tienen esas terribles colas de caballo, grasientas.

En esta película, tu personaje se pasa una buena parte burlándose del sexismo ocasional de los otros personajes, como cuando le preguntan si vas a estar bien en una motocicleta, pero no preguntándole lo mismo a un hombre.

Exactamente. Y un montón de esas cosas las agregábamos en el camino. Fui muy firme  –ya que ella es la única mujer jinete– en que no fuera puramente una dulzura visual o, peor aún, un hombre recto entre puros tipos haciendo numeritos tontos. Yo quería que fuera molestosa, de verdad. Me dejaron ser bastante ansiosa y un poco irritante. Y ella es un poco agresiva hacia (tener un romance con) el personaje de Dave Franco, lo que no se ve muy a menudo.

Logras algunos apartados extraños e incluso llegas a cortarte en falso el brazo con un cuchillo eléctrico.

[El director] Jon Chu me dejó improvisar y decir lo que quería en las tomas finales. Lo llamamos “ordeñarlo”. El diría, “¡ordéñalo!” y hacía como que le estaba sacando leche un gato o algo así. Podía seguir y decir todo tipo de estupideces, sólo para que mis compañeros de reparto se rieran. Pero pensé que dejarían eso fuera, porque era demasiado y tratarían de atascar al personaje en una caja más familiar. Pero en realidad dejaron una buena cantidad de eso en la película. En cierto modo me sentí con más libertad de comedia en esta película que en muchas comedias.

Por supuesto, tenemos que tener esa discusión acerca de si las mujeres son divertidas o no.

Yo sé, uf, Dios. Sí, creo que está cambiando, pero está cambiando a tal velocidad de un caracol que es difícil no estar decepcionada constantemente por ello.

En “Bridesmaids”, por ejemplo, funcionó muy bien. Así que eso reinició la conversación “sobre las mujeres siendo divertidas”, lo que me dan ganas de golpear mi cabeza contra la pared. Y luego “Trainwreck” lo hizo muy bien. Pero aún se siente como que si “Ghostbusters” no lo logra tan bien, entonces no van a hacer comedias impulsadas por mujeres durante un buen tiempo. Es esta búsqueda sin fin de demostrar que las mujeres pueden ser divertidas. Es muy agotador.

Y entonces obtenemos ‘activistas de derechos de hombres’ publicando vídeos sobre cómo no van a ir a ver “Ghostbusters” sólo porque el trailer no era divertido.

¡Los trailers son malos a veces! Y “Ghostbusters” –dedos cruzados– será buena. Pero siento que todos los elementos están en su lugar: Paul Feig dirigiendo y todas esas chicas que son increíblemente divertidas. ¿Cómo no va a ser divertido?

Pero en esta puedes ser divertida. A pesar de ser una superproducción de suspenso parece que todo el mundo está tratando de hacer al otro reír. ¿Es común esa cosa de las buenas vibras?

La mayoría del tiempo. He sido muy afortunada; He tenido experiencias divertidas. Sé de muchos actores que no han tenido experiencias divertidas, y yo he tenido la suerte de tener una gran cantidad de ellas. Había algo en esto que me recordaba hacer “Party Down”, donde habían un montón de personas divertidas haciendo estupideces todo el tiempo. Y Jon Chu, tiene muchos hermanos y hermanas, entonces puede concentrarse y se cierra en la cabeza y puede ser sumamente enfocado cuando estamos siendo idioteces a su alrededor. Está acostumbrado a sus hermanos creando caos en la casa mientras crecía. Él era el director perfecto para esta cosa, porque nunca nos tiró de las riendas.

Eso no es justo para los que sólo tenemos un hermano y no sabemos cómo controlar todo.

Lo sé, es una porquería. Tengo dos, y tengo dificultades para controlar a cualquiera.

Nunca podríamos ser directores. Dirigir no es fácil.

Es difícil. No creo estar interesada en eso