Las redes han sido catalizadoras de lo que se vivió la noche del martes.

Las etiquetas (# hashtag) han tenido su papel y qué decir de los memes… Con altos y bajos ¡se hizo Soberano! Y no todo fue malo. La escenografía que vestía a la Sala Piantini del Teatro Nacional, estuvo sin duda entre los aciertos de la gala. Así como los diálogos creados por Giovany Bonnelly, que les permitieron lucirse a los conductores Irving Alberti y Cheddy García. Sí, se lucieron porque nos arrebataron risas, hicieron química, pese a las críticas sobre el lenguaje coloquial implementado. 

La gala fue buena también para Vladimir Dotel, líder de Ilegales. Su celebración de aniversario demostró una vez más que son la agrupación juvenil de más popularidad y permanencia en Dominicana. Un popurrí por sus éxitos, tales como “La morena”, “La pastillita”, Sueño contigo”, “Solo tú”, reafirmó su poderío en el “merengue house”.

¿Y Miriam? Ella hizo historia al conseguir su cuarto galardón consecutivo como mejor intérprete de merengue, la única mujer nominada en esta categoría, que se impuso a Eddy Herrera, Héctor Acosta, los Hermanos Rosario y José Peña Suazo.

Raulín Rodríguez fue otro. ¿El mejor año de su vida? Pues sí, en 2016 lleva una alcaldía y se alzó con dos estatuillas: Mejor bachatero y Mejor bachata por “Cómo serás tú”.

Pasarán los días y el merecido tributo a Joseíto Mateo será tema de conversación. Santa Rosa y José Alberto -“El Canario”- enaltecieron al “rey del merengue”. ¿Lo mejor? Las palabras de Mateo: “Acabo de cumplir 96 años, soy el merenguero más viejo del mundo; ha sido un gran día para mí, ya que hoy vinieron a cantarme estos dos muchachos”.

Lo menos bueno…

La lluvia es imposible de controlar y la Alfombra Roja se convirtió en un verdadero baño de sauna. Aunque no se vio en cámara, los presentadores se la pasaron tomando agua, secándose el sudor y abanicándose, porque… ¡Ufff, qué calor hizo!.

 ¡Ay esos baches de la trasmisión televisiva! Dejaron mucho qué desear. Algunos momentos como cuando Jorge Ramos (presidente Acroarte) anunció el segmento de homenaje póstumo y lamentó el fallecimiento del declarado héroe nacional, Antonio Imbert Barrera, quedó poco claro para la teleaudiencia. Fue como: “¿Y ese video? ¿Qué pasó con la transmisión?”.

Las equivocaciones en la presentación de algunas categorías también se colaron, pero, “¡esto es en vivo, caballero!”.

Artistas dominicanos, ¿por qué no cantan en vivo? Es la pregunta que nos hacemos al ver que los intérpretes locales se resguardaron en el doblaje para hacer su “mejor presentación”. Sin embargo, la contraparte extranjera no lo hizo así, y grupos como los colombianos de ChocQuibTown sí que se lucieron.

Estamos claros de que “lo urbano” está en su mejor momento, pero si me vas a dar tantas presentaciones urbanas, (la mayoría así lo fueron), cocínamelas más. Quizá un hilo conductor o un choque de generaciones hubiesen conseguido que algunos urbanos aprovecharan más sus cinco minutos de fama.

Faltaban pocos minutos para la 1 de la mañana del miércoles, cuando se le entregó “El Gran Soberano” a la “Vieja Fefa”. El tiempo es un tema recurrente. Y dicho de más está que al desarrollo de una producción de esta naturaleza no les es conveniente que sea tan extensa. A Fefita la vieron pocos, no solo en trasmisión televisiva, ya que las sillas de sala se fueron desocupando antes de que finalizara el premio.

La ausencia de figuras como Nuria Piera, Juan Luis Guerra, Romeo Santos, Raymond y Miguel, Jochy Santos y más, dejó un amargo sabor.