El espectáculo del medio tiempo del Super Bowl se ha consagrado como uno de los eventos artísticos más importantes, a tal grado que en los países donde no hay afición generalizada hacia el fútbol americano, sintonizan el evento solo para disfrutar del show musical, sin importar mucho quién gane o pierda.

En la pasada noche del domingo, Coldplay junto a Beyoncé y Brunos Mars fueron los elegidos para “darle sabor” al gran partido en el cual los Broncos de Denver se alzaron campeones 24-10 frente a las Panteras de Carolina.

A través del hashtag, #SuperBowl, los usuarios de Twitter e Instagram compartieron su parecer, denotando que el público quedó dividido 50/50 sobre la calificación que la presentación merecía.

Algunos alabaron la actuación de Chris Martin, quien al interpretar “Viva la vida”, “Paradise” y “Adventure of a lifetime” se apoyó en una explosión de colores y flores gigantescas que ocupaban todo el campo del Levi’s Stadium; otros simplemente la catalogaron de “aburrida” y desearon haber visto un show de mayor altura y más por tratarse de la edición 50 del final de la NFL.

Para algunos Beyoncé fue la reina de la noche.

Queen B, vestida igual a Michael Jackson en su presentación de en 1993, se enfrentó a Bruno Mars (quien fue la estrella del show en 2014) en un duelo coreográfico, en el cual por poco pierde el equilibrio y se cae en pleno escenario, siendo (por supuesto) blanco de burla en numerosos memes.

Algunos internautas catalogaron el espectáculo de “soso” y lo compararon con una velada escolar de niños de la primaria. También se burlaron de Beyoncé porque parecía una “guerrillera de la revolución mexicana” y del DJ y productor Mark Ronson, porque a pesar de hacer las mezclas de las canciones que se pegan (tal es el caso de Uptown Funk), nunca brilla tanto como el vocalista que la interpreta, Bruno Mars en esta ocasión.

El tiburón que se hizo famoso en la presentación de Katy Perry en 2015 también fue señalado como uno de los elementos que faltó para dar más vida a la función.

El evento finalizó con las tres estrellas juntas en el escenario mientras en las gradas los espectadores levantaban cartones de colores que formaban la frase “Believe in Love” (Cree en el amor).

“Sabes que el Super Bowl es el espectáculo deportivo más sobrevalorado cuando deben hacer un espectáculo en el medio tiempo para entretenerte y no aburrirte”, compartió la cuenta Burlas Futboleras.

Se estima que el presupuesto del espectáculo que duró unos 13 minutos rondó los 10 millones de dólares y fue presenciado por 65 mil personas en vivo y unos 150 millones de televidentes en Estados Unidos.

Al inicio del Super Tazón, Lady Gaga cantó el himno nacional de los Estados Unidos y su traje rojo brillante también generó mofas en las redes sociales., siendo señalada como la integrante perdida de la banda El Recodo o miembro de los Thundercats.

A continuación, la presentación del medio tiempo completa y un corto video del nuevo paso de baile de Beyoncé, el Beyoncé Bounce (El rebote de Beyoncé).