Toda diva pop que se respete ha posado en body tanto en alfombra roja como en conciertos, mostrando casi toda su anatomía. Lo han hecho desde Madonna en los Grammy, MET, etc, hasta Beyoncé en sus conciertos y en el SuperBowl. Y ahora a Britney Spears se le ocurrió en los Billboard 2016.

Y como la fórmula funciona tan bien para conquistar miradas, se llevó un traje que es como una extraña sumatoria entre Morticia Addams, el suit de Beyoncé y las calzas tipo Kardashian que se han popularizado tanto en los últimos años. Y por supuesto, unos la amaron. Y otros la odiaron con todo su corazón.

¿Les gusta?