El mes del carnaval acabó. Sin embargo, aún podemos disfrutar de esta manifestación cultural que tanta energía y alegría nos inyecta. Nos referimos a la exposición “Los Broncos, Una historia de Carnaval”, que está abierta al público en el pasillo central de Galería 360.

Cada objeto que conforma esta retrospectiva recorre las vivencias de Martín Duquela, Cándido González, Edwin Canaán, Cristian Esquea, José Miguel Faña y Richard Fernández –considerado líder espiritual del grupo–, quienes a muy temprana edad se unieron con un propósito: mantener viva la tradición carnavalesca que identifica a la culta y olímpica provincia de La Vega.

Hoy, este grupo carnavalesco que goza del aprecio de sus fanáticos está celebrando su 35 aniversario. Y resulta interesante destacar que todos coinciden que su sueño ha perdurado en el tiempo, porque se han enfocado en mantener viva esta tradición, y en transmitir sus experiencias a las nuevas generaciones.

Martín Duquela, presidente de la Fundación Los Broncos de La Vega. valora que tres décadas después su membresía activa supera los 100 integrantes. “El grupo ha seguido avanzando porque nuestro objetivo es preservar y promocionar el carnaval vegano y cualquier otra manifestación que defina nuestra existencia como país”.

¡A vejigazo limpio!

Duquela recuerda que con la intensidad de la juventud, él y sus amigos salían a las calles dando vejigazos y exhibiendo su disfraz con mucha gracia. Esto hizo que la gente les llamara “Broncos”, pero no relacionándolos con aquellos famosos personajes la lucha libre dominicana; sino con los caballos salvajes.

Dijo que desde mediados de la década de los 80 hasta la fecha, este grupo carnavalesco tiene un historial con muchas primacías y que además han sido innovadores al crear el primer tshirt con su gorra, el primer sticker, cruzacalles, primera cueva -en casa de “Mamá Lila”-, así como la primera fiesta pro-fondo, primer grupo en colocar techo y estructuras en su cueva y el primero en sustituir los ojos en la careta por lentes.

“Conejillo de indias”

Para esa época –enero de 1981–, los carnavaleros iban al sastre para que les confeccionara sus disfraces con las telas y colores de su elección. Los modelos eran sencillos, camisas anchas con picos, pantalones “bombacho” como de payaso, una galacha o capa larga  con capucha y muchos cascabeles que sonaban al compás de sus movimientos.

Los Broncos han servido de conejillo de Indias para que los maestros Felipe Abreu, Winston D’oleo (EPD, virtuoso en el arte de la creación de caretas), Cayoya, Bule y Melvin desborden su creatividad en cada careta.

También, los maestros del disfraz Ángel Fidelio Abreu, Ramón Martínez (“Ramón Gallina”), Edy –ex-integrante de los primeros años del grupo–, Fillo, Orlando Lora (innovador del Carnaval Vegano), Juan Aguja, los vejigueros de la talla de Borja, De ‘León (EPD), CunCun, y Víctor Martínez, conocido como “Víctor Vejiga”, siguen aportado su talento para mantener viva esta tradición.  

En 1987, junto a Fredy Ramos, Yanio Concepción, Lucilo Marte, Hugo Capellán, Orlando Lora Bolívar, Los Broncos fueron participes en la creación de la Unión Carnavalesca Vegana (UCAV).