El turismo es uno de los principales pilares de la economía dominicana. Genera miles de empleos directos e indirectos, los cuales contribuyen al sustento de muchas familias.  Personas de todos los lugares del mundo vienen a conocer las maravillas de Quisqueya la bella.  

Sin embargo, víctimas de la rutina del día a día y atrapados en un estilo de vida monótono, muchos residentes de Santo Domingo se pierden la oportunidad de explorar y conocer a fondo las riquezas turísticas y culturales de esta emblemática ciudad, que es la Capital Primada de América. Kin Sánchez, asesor cultural del Clúster Turístico de Santo Domingo, afirma que la ciudad de Santo Domingo es una de las capitales con mayor actividad cultural del Caribe. “No hay ninguna ciudad de la ribera del Caribe que tenga la actividad que tiene esta”.

Sánchez expresa de forma enfática que “es casi un pecado ser dominicano y nunca haber ido a los Tres Ojos, no haber entrado a la Catedral ni visitado el Zoológico Dominicano, cosas que están a la mano y que forman parte de nuestra cultura”.

Con más de 500 años de historia para contar, hay cosas en esta ciudad que ningún extranjero y mucho menos un dominicano debería perderse  o desconocer. Entre ellas:

La Zona Colonial

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1990, es la primera ciudad que fundaron los europeos. Aquí se inicia la historia del Nuevo Mundo, a orillas del río Ozama; pero también nace la República Dominicana, con el trabucazo de independencia de 1844, en la Puerta de La Misericordia.   

 Aquí se encuentran una serie de edificaciones con un significado histórico de trascendencia internacional, como el Alcázar de Colón, la Catedral Primada de América, el Museo de las Casas Reales, el Convento de los Dominicos, la Fortaleza de Santo Domingo, el Altar de la Patria, el Museo de la Familia Dominicana del Siglo XIX, la Puerta del Conde y muchas otras obras dignas de admiración.

La Plaza de la Cultura

Es el complejo cultural más importante del país, que acoge algunos de los museos más re-levantes que albergan piezas clave de nuestra historia. Aquí están el Teatro Nacional, el Museo de Arte Moderno, el Museo de Historia y Geografía, el Museo del Hombre Dominicano, el Museo de Historia Natural, la Cinemateca Dominicana y la Biblioteca Nacional. Además, un parque importantísimo con mucha flora y avifauna.

Parque Natural Los Tres Ojos

Este parque es una impresionante obra de la naturaleza que deja maravillados a quienes allí se dan cita. Es una cueva con un lago de agua dulce, que se divide naturalmente en tres. Estos “ojos” sólo se ven desde adentro, pero hay un cuarto que se puede ver desde el exterior.

Es el sitio ideal para hacer ecoturismo en la ciudad. Los tres ojos de agua que conforman este parque natural son: el Lago de Azufre, La Nevera y Las Damas.

Turismo familiar

También hay lugares que permiten pasar tiempo de calidad con la familia, divertirse y aprender. Lo mejor de nuestra flora se encuentra en el Jardín Botánico Nacional, impregnado con una belleza natural majestuosa. Para dar un vistazo en vivo y directo al reino animal, más allá de lo que nos muestran los documentales de televisión, tenemos el  Parque Zoológico Nacional y el Acuario Nacional.  

Por supuesto que también están las internacionalmente famosas playas  de aguas cálidas y cristalinas, ideales para pasar un día refrescante alejados del calor.

Es apenas una pequeña muestra de lo que ofrece Santo Domingo, un tesoro turístico muy apreciado por el mundo, que invita a sus residentes a valorarlo más que nadie.

Además de las opciones históricas, ecológicas y culturales, existe una diversidad de centros de entretenimiento. “En toda el área metropolitana hay una actividad cultural y lúdica muy importante; bares, restaurantes, cines, teatros. Hay de todo.

Somos actualmente el centro de compras más importante del Caribe, con tiendas que no están en ninguna de las otras islas cercanas; ofrecemos una relación de precio y calidad fabulosa”, asegura Kin Sánchez.