Si algunos no conocían a Maluma, su participación en el tributo a Celia Cruz en los Latin American Music Awards 2015 catapultó su novel carrera. “Calentura”, “Borro Cassette”, “Me gustas tanto”, “El Tiki”y “La temperatura” son las canciones que impulsaron a este artista colombiano a cruzar  las fronteras geográficas.

En su natal Colombia, La voz kids ( transmitido por Color Visión, Canal 9 en República Dominicana) lo seleccionó como jurado en la primera temporada del programa televisivo, y la segunda temporada no será la excepción.

Las expectativas son muchas tras el elevado nivel musical que se vio en la primera temporada, en la que se evidenció el talento y el potencial de los pequeños. En esta ocasión ellos se exigirán al máximo para lograr un cupo en el exitoso concurso.
Maluma se une nuevamente al equipo de entrenadores que harán parte de esta segunda etapa.

¿Qué significa para usted, siendo un artista tan joven, estar de nuevo al lado de dos grandes cantantes para ser jurado de un programa como La voz kids?
Estoy muy feliz y agradecido porque con el paso del tiempo mi carrera ha ido madurando y eso quiere decir que estoy haciendo las cosas bien y que todo el esfuerzo de tanto tiempo ha valido la pena. Estoy muy feliz también de compartir con mis compañeros esta etapa tan bonita de mi vida.

Hay algo muy difícil en medio del programa y es decirle “no” a un niño, ¿cómo afronta ese proceso?
Es muy complicado porque cada uno tiene un equipo grande de niños y es duro decirles que no continúan, pero es un trabajo y, como dicen por ahí, alguien lo tiene que hacer. Estamos aquí para eso. Los niños tienen que saber que es el principio de grandes cosas y además entender que su carrera apenas está comenzando. Todos son muy jóvenes y tienen una vida por delante.

¿Cuáles son esos elementos que van a hacer diferente esta temporada?
Sin duda, el talento. La voz pasada fue una formula muy ganadora y se sabía que no se podía cambiar mucho el concepto del programa, pues si el año pasado había dado resultado, este año queríamos que fuera lo mismo. Los niños, una vez más, nos van a dejar con la boca abierta.

Pero este año tiene una etapa muy bonita y es poder rescatar voces que otros jurados descarten ¿Cómo va a ser eso?
Es una oportunidad muy bonita para que los niños sepan y entiendan qué es estar en un equipo y otro. Así podrán saber dónde se sienten mejor. Me parece una gran oportunidad también para que nosotros, los entrenadores, podamos atraer talentos que nos gustaría tener. Me siento muy afortunado de tener esa nueva ventaja este año.

Hablemos de los niños de la temporada anterior, ¿cómo ha sido su relación con ellos?
Te puedo hablar de mis niños.  Me siento muy orgulloso porque todos los finalistas pasaron casi hasta las últimas fases. Todos están haciendo grandes carreras y me tienen de verdad impresionado. Ivanna sacó su nuevo sencillo con una gran casa disquera, otros están haciendo música y conciertos. Vivo en contacto directo con ellos, todos tienen mi celular y para cualquier cosa que necesiten, ahí estoy.

Usted comenzó su carrera desde muy joven ¿Desde niño se imaginó que lo suyo iba a ser este camino?
De pequeño era muy necio, pero eso sí, buen estudiante. Me iba muy bien en las materias, pero era un poco distraído por el fútbol y la música. Siempre soñé con marcar la diferencia y ser líder, desde muy niño sucedió. Eso me llevó a tomar decisiones por mi vida, tuve sueños, los materialicé y aquí estoy.

¿Está dispuesto a seguir siendo parte de La voz si vienen más temporadas?
No creo. Igual no sé si pueda pasar porque tengo otros proyectos en mi mente pero no aseguro nada. Lo pensaría, pero tengo otras prioridades.

Acaba de ser nominado a un Grammy Latino, ¿qué más viene para usted?
Estoy muy feliz por la noticia. Es un gran reconocimiento a mi trabajo y admiro mucho a quienes compiten conmigo en la misma categoría. En cuanto a proyectos, vienen muchos. La semana pasada revelé las canciones de mi disco, tengo muchas colaboraciones con artistas del género urbano y se vienen cosas muy bonitas, como una gira por Latinoamérica, en Argentina, Chile y México.