Las gemelas Olsen disfrutaron de un descanso en el Sur de Francia, donde tomaron el sol y disfrutaron de la alberca de un lujosos hotel. Y se mostraron como nunca antes.