Autoridades municipales estimaron una asistencia de 250 mil personas al homenaje a Juan Gabriel.

Desafiaron temperaturas de hasta 33 grados para atestiguar el recorrido de 10 minutos de la carroza fúnebre, desde el puente fronterizo de Santa Fe hasta la residencia, ubicada en la avenida 16 de Septiembre de su ciudad natal, Juárez.

Esta eufórica multitud recibió la carroza con la urna que contenía las cenizas de Juan Gabriel –quien falleció el domingo pasado–, al llegar el vehículo escoltado por policías en motocicleta a la casa del cantautor mexicano en Ciudad Juárez, procedente de El Paso, Estados Unidos.

Los admiradores del artista se congregaron desde temprano ante la que fuera vivienda del autor y cantante, donde en la noche el obispo de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres, ofició una misa pública, a la que siguió una ceremonia en el interior de la vivienda solo con la familia para depositar la urna en la chimenea de la casa, que será transformada en museo.

A su llegada a la casa blanca, que ocupa toda una manzana y está protegida por una reja verde, fue recibido por el gobernador del estado de Chihuahua, César Duarte, y por el alcalde de Juárez, Javier González, mientras la gente entonaba éxitos del artista como “Yo no nací para amar”, “Amor eterno” y “Querida”.

Posteriormente, hubo una verbena popular con la participación de importantes conjuntos y artistas como La Sonora Santanera, el mariachi Mi Tierra, Zona Prieta, Rocío Banquells y Dulce, entre otros.