La temporada de premiaciones arrancó esta semana con los Hollywood Film Award 2015, donde resultó ganadora la película Rápido y furioso 7  con el premio a  Película taquillera (Blockbuster). Metro habló con la actriz Michelle Rodríguez, quien interpreta a Letty en la famosa franquicia, cuya nueva entrega se estrena el 2 de abril.

¿Cómo te preparaste para la escena en la que peleas con la luchadora Ronda Rousey?

Recuerdo que originalmente me querían con un tank top  y unos jeans al cruzar de uno de los edificios, y tuve una conversación con el escritor y le recordé que yo, en toda mi carrera, dentro y fuera de Rápido y furioso, nunca me he vestido fancy, entonces él escribió una escena fabulosa y mete a Ronda.

Ahí pensé: “en qué carajo me metí”. Pero me encanta cuando gente del mundo de la UFC, como esa guerrera, se quieren meter a la actuación, porque pienso que Hollywood necesita de esa credibilidad para vender a las mujeres en las películas de acción.

Ronda es fenomenal ¡Ella me puede matar con un dedo! Trajo muchos movimientos de la UFC y los incluimos en la pelea. Yo terminé esa escena al final del día con dos chichones.

Se me olvidó poner la mano en la cara antes de chocar en la pared, en múltiples ocasiones.

¿Qué fue lo más difícil de filmar en esta película?

La muerte de mi amigo, eso fue lo más difícil, lo más duro.

Hubo controversia sobre lo que dijiste de que las minorías no debían robarle los papeles a los blancos y lo aclaraste en tu Facebook. ¿Cómo deben hacer los latinos entonces para estar en esta industria?
Que paren de pensar “en latino”.

El error de cualquier cultura es hablar simplemente de ella como si estuviera separada del mundo. Cada cultura es como una célula en el cuerpo humano, una conciencia colectiva.

Todo es global, cuando alguien quiere que su proyecto se vea en el mundo usa el lenguaje mundial. Ese lenguaje es hacer una película con el mapa de Hollywood, que hace películas de muchas culturas.

Si la voz latina quiere ser escuchada, usa ese lenguaje. No hay otro sitio en el mundo que haga cintas en las que haya tantas culturas.

Por eso las películas de Hollywood se ven en India, en Inglaterra, en donde sea. No puedes decir lo mismo de cintas de Rusia, de Italia u otros países.

Es más difícil para esas culturas trasladar sus historias a una plataforma universal. Como individuo deben pensar globalmente, parar de pensar en su cultura y de llevar su bandera.

Dejen eso para el futbol. Pueden usar la bandera en ese deporte, pero cuando llega el tiempo de hacer filmes, decir historias que peguen al corazón, que trasciendan culturas, es importante que piensen colectivamente, y dejar la cultura como el último toque.

Tienes raíces puertorriqueñas, ¿qué te gusta de la Isla?

No voy a Puerto Rico desde que grabamos Rápido y furioso 5 allá. Me recuerda mucho a mi papá, quien falleció cuando yo estaba en mis 20 años. No sé... Me da nostalgia cuando voy para allá, una mezcla de nostalgia y tristeza.

Quisiera que pudieran unirse, que pudieran dejar de mentirse unos a otros y se agarraran las manos y se unificaran. Cuando pienso en Puerto Rico me pongo triste.

¿A qué te refieres cuando hablas de mentirse?

Cuando voy siento la energía, la pasión y la belleza, algo que me trae mucho orgullo. Pero al mismo tiempo hay un montón de vagos y de mentirosos y de personas que no protegen el ambiente.

Puerto Rico es un paraíso. Cuando veo a alguien hablando tonterías del ghetto, con sus pantalones abajo y tirando basura en la playa, me muero por dentro.

En contraste con esa tristeza y nostalgia, ¿cómo te sientes respecto a la República Dominicana?

Lo mismo. Cuando fui a grabar la película de las hermanas Mirabal encontré ese orgullo, esa belleza, ese merengue.

ero a la vez son racistas, un negro odia al que está más negro que él. ¡Y yo que soy las dos cosas! Recuerdo que mi abuela paterna odiaba a mi mamá (quien es de RD), y yo me acuerdo, aunque era niña, recuerdo ese odio.

¿Qué otros países de Latinoamérica has visitado?

Fui a Perú e hice el viaje del chamán de Cuzco al Machu Picchu. ¡Qué cosa más espiritual, más bella, Dios mío! Me encanta Perú.

¿Algún país de Latinoamérica que quieras visitar?

—Quiero ir a Colombia este año. También quiero ir a Guatemala.