El ministro de Cultura, José Antonio Rodríguez, lamentó la muerte, este viernes, del destacado artista Ángel Haché y dijo que será recordado por su valiosa obra artística y su ejemplo de buen ciudadano.

Definió a Haché como un hombre íntegro, que transmitía paz, laborioso, así como consagrado y exquisito artista, haya sido en las artes plásticas como en su rol de actor.

“Nos deja su obra y su ejemplo”, comentó el ministro Rodríguez al enterarse del fallecimiento de Haché, tras más de una semana en cuidados intensivos en la Clínica Corazones Unidos.

Expresó que el Ministerio de Cultura le rendirá los honores merecidos a Ángel Haché y exhortó a sus compañeros, los artistas, a despedirlo con una presencia masiva, como lo merece la grandeza alcanzada por él durante su vida.

Ángel Haché nació en San Pedro de Macorís, en el año 1943. Estudió arte con Domingo Liz y en la Academia de Gilberto Hernández Ortega, y se graduó de actor en la Escuela Oficial de Cine de España. Fue miembro fundador del Colegio Dominicano de Artistas Plásticos (CODAP) y del grupo cultural La Máscara.

El artista era considerado un pintor realista, que dedicó buena parte de su vida al teatro y al cine.
 
Se le distinguió como un virtuoso de la acuarela, técnica en la cual alcanzó notables logros, poniendo especial atención a la luz, al color y a la composición.

Indagó en diversas manifestaciones y creencias populares para crear imágenes plenas de fantasía y sugerencias, trabajadas con un cuidado excesivo.

Utilizando técnicas europeas, algunas de ellas de vanguardia, logró fijar los aspectos narrativos e histriónicos que caracterizan su obra.