Canciones de Roberto Carlo, Camilo Sesto, José Luís Perales y Rafael son las que componen el disco más amoroso de La Trevi, El amor, el que la trae a Quisqueya, la tierra con quien comparte –según sus palabras- una historia de amor impresionante.

“Traigo canciones que los latinos llevamos en el ADN, no me había animado a ser un disco de catálogo, hacía años que me lo estaba pidiendo la disquera, pero no le encontraba sentido, hasta que de repente, en una bohemiada con los amigos, dije: ¡Cómo me hubiese gustado ser hombre para cantar esas canciones!, para decir de qué manera quiere y debe ser amada una mujer”.

El primer lado del disco, es cantado como ella quiere que un hombre la ame y el lado B, saca a la luz a Miss Trevi, la mujer entregada, el lado vulnerable, esa insaciable artista que marcó generaciones  con canciones como Con los ojos cerrados.

“Verán mi personalidad irónica y sarcástica, ese lado cabrón (risas) y, al final, si el público quiere, fusionaré mis dos personalidades para sacar a ¡Gloria Trevi!”

Eufóricamente aclaró que no sabe desde cuándo el alterego de Mr. Trevi tomó vida propia, y se adueñó de ella, aunque recapacitó y entendió que es posible que haya sido desde el divorcio de sus padres.

Un mecanismo que se vio obligada a desarrollar para dejar de lado la niña que habían educado con moñitos en el pelo.

“A veces los niños se burlaban por verme llorar, hacían comentarios crueles y así empezó a salir esa personalidad que, en lugar de llorar, se burlaba y reía de las cosas”, dijo la artista que buscó siempre no dejar expuesto su lado vulnerable.

Al tocarle el tema del amor, y su relación, defendió que gusta del hombre que sepa pedir perdón, y que tenga el detallito de los celos, que la sepa agarrar fuerte.

“Con este disco vuelvo a ser un libro abierto, porque mi relación se estaba desquebrando, quería que me dijeran a mi manera: te amo. Los hombres creen que porque lo sienten, nosotras ya lo sabemos y no. Hasta con una flor le abrimos las puertas del universo. Estoy casada y reconciliada, este disco me devolvió a mi novio”.

Aclaró que siempre tuvo la conciencia muy tranquila, con mucha fé en Dios en aquellos momentos legales difíciles que vivió, y que pensaba cómo sería su regreso.

Según nos contó, se apoyó mucho en la gente que creyó en ella y en aquellos que, por todo lo contrario, la querían ver hundida. Es por ello- según sus palabras- que se convirtió en la cabrona que es ahora.

Cabe destacar que luego de la gira de la película, ha pensado abordar el tema del cine, dirigiendo, y también explorar el tema de las artes plásticas, desarrollando la faceta de pintora.

“Tengo una fundación y me gustaría enfocar las ganancias de mis cuadros a la misma. Así como también un proyecto para las redes sociales”.

Al preguntarle sobre cómo mantiene las pilas “La Trevi”, contestó que simplemente lleva ganas, mucha pasión y que se tomará un año sabático con sus hijos (que no vayan ni a la escuela) e irse de viaje, para luego empezar a preparar lo que será su próximo disco.

La diva de todos los tiempos se presentará hoy miércoles en el Teatro La Fiesta del Hotel Jaragua.