En una generación digital donde llevas tu música en Spotify y la geografía nombra géneros e instrumentos, hay un grupo que, manteniendo los ritmos autóctonos, se ha atrevido a refrescar el concepto de “música local”.

Sus corrientes musicales son variadas y coloridas e integran un sonido casi indescriptible de lo mejor de “los mundos”. Desde los palos tocados por congos, letras fuertes con interesantes mezclas electrónicas, la tambora y, por supuesto, ese sabor rítmico latino, invaden los contenidos creativos de la citada nueva generación musical.

A pesar del revuelo de la llamada “música urbana”, hay otras corrientes (que también pudieran ser urbanas) que se van adueñando de los escenarios under y dan un chispeante renuevo a lo hecho en el patio.

Algunos han llamado a lo que hacen “un reencuentro con sus raíces”, mientras que otros simplemente han querido “janguear” los temas que en su niñez tuvieron que escuchar una y otra vez.

La discográfica local actual supera las corrientes de moda y se coloca con contenidos atrevidos que enseñan al mundo una “onda” que contagia.

La lista es larga y tendida, poseemos un abanico de ofertas tan diverso como los tonos de “moreno”que decimos tener en la piel, pero aquí te dejamos las propuestas que nos atraparon.

La versión pop de “Yo soy Ogún Balenyó” de Jarina de Marco, una exótica dominicana en New York, es la prueba viviente de las adaptaciones de nuevos sonidos a canciones de toda la vida, (la versión original es autoría del merenguero Kinito Méndez). La artista. que fue integrante de la desaparecida banda Santo Domingo Funk Crew,  busca renacer el folclor criollo y se ha encargado de darle vida a temas de la historia dominicana con un giro comercial. ¡Ah! también formó parte del soundtrack de la película “Vacation”.

De su lado, Vicente García en su segundo disco (aún no está disponible) demuestra que los jóvenes pueden fusionar la música de los atabales con  la guitarra.  El cantautor radicado en Colombia aseguró a MetroRD que se planteó plasmar la identidad dominicana en sus letras y música. “Tiene mucho folclor dominicano, gagá, pri pri, palo y agregué voces del grupo de salve de la cofradía  del espíritu santo de Villa Mella”. Para este disco que saldrá a finales de año, Vicentico contó con el productor Visitante del dúo Calle 13.

Si se trata de mambo moderno, el grupo “Hecho en Brooklyn” es una banda merengue de  indie-alternativo de cuatro dominicanos que viven en Brooklyn: Leopoldo De La Cruz, Oscar Mejía, Muricio Romero y Julio Jaques, músicos que integraron el sonido tradicional del merengue con un ligero toque electrónico que moderniza su contenido. Ellos lo definen como un “Merengue, que experimenta con rock, punk, metal, palo, y reggae”.

Otros eligieron un corte más crudo, con letras más directas y musicalización súper atrevida. Sí, hablamos de  Whitest Taino Alive,  un trío formado por Cohoba, Harú y César Pineda. Para algunos son Dj; para otros son un colectivo que se atrevió a zambullirse en la cultura pop dominicana y hip-hop de una manera muy pintoresca.   Además, son los responsables del eterno (#)hasgtag y poderoso concepto de la #ChoperíaFina. En febrero estuvieron en el Red Bull Music Academy en Santiago de Chile. Si quieres una onda más under, búscate su álbum llamado “¿Dónde jugarán los cueros?“

¿Y la electrónica? El productor y diseñador gráfico local Mediopicky sí que se la juega y “tripea”. Sus tracks son la mejor forma de describir cómo sonaría una mezcla de electrónica con el sello “made in Dominicana”. Cada uno de sus temas contiene un detalle o un patrón musical relacionado con la cultura dominicana o latina y, por supuesto, muchos beat que te harán mover donde sea. Su tema “Behind the Tigers” fue incluido en el compilado anual que cura el Latin Alternative Music Conference (LAMC) celebrado en Nueva York en su edición número 16.

El actual guitarrista de la mexicana Ximena Sariñana, el dominicano Alex Ferreira, siempre ha destacado por esas letras interesantes y su ritmo bohemio que también pega movido. El año pasado dio un salto aún mayor de lo que había conseguido con su producción “Dulus Dominicus” y con “El salto del limón”,  una producción a cargo del chileno Andres Nusser (Astro), terminó de flechar a su fanaticada y depurar un estilo más acabado. Además, su más reciente trabajo “El frente Caribe” sí que animó a Ferreira. Este proyecto lo conforma con Ricardo Ariel Toribio, Mariela Pichardo, Nicole Santiago y Boly Lingopoff. Con base en bachaticas y merengues  con temas como  “La yugular”, “Mala mañana” y “La insoportable”, los músicos logran el objetico de “refrescar la escena”.

¿Recuerdan a las hermanas Acevedo? Esas chicas (Anabel Acevedo y Cristabel Acevedo) conforman a Mula, junto a  Rach Ro (Rachel Rojas). Ahora se lanzan para renovar el género de moda, en un proyecto que mezcla beats de dembow y reggaetón con sintetizadores, sin dejar de lado los sonidos de nuestra  güira y tambora.

Rando Camasta se ha “abachateado”, luego de “Dominicana bonita” que pintaba a más salsa. El cantautor criollo apuesta, con su producción recién terminada, “Caribe pop”, desatar el bailador de bachata escondido que todo dominicano lleva adentro.  Lo ha definido como “una manifestación sonora de nuestras raíces, la intensidad del caribeño mediante un viaje musical guiado por el soul, la bachata y el merengue”.

Te recomendamos que si eres de esa generación que dice que no le gusta el merenguito “abachatiao”, te dejes cautivar por la onda de este disco que incluye cinco canciones grabadas totalmente en vivo.

Y si buscas a una mujer fuerte, la soprano Carolina Camacho rescata lo afrocaribeño,  una mezcla de sonidos del jazz vocal y música electrónica. Esta licenciada en Música, en su primer trabajo de estudio, Atabey, se adueñó de géneros como el gagá y el folclor latinoamericano.

 Otros que no debes dejar de escuchar:

•    Diego Raposo
•    Maeloo
•    Tornadu
•    Nelson García
•    Anthony Ocaña
•    Humo del Placer
•    Tornadu
•    Basura oscura
•    Sosa Mas Nada
•    Freaky Philip
•    Moduloktopus
•    Rach Ro