Jack, el pequeño que enterneció las redes sociales insistiéndole a su padre que él no se había comido un cupcake. Sin duda se puede ver a kilómetros que el pequeño sí se lo había comido, pero la ternura y la seguridad de él es sin duda impresionante.