Los medios se han hecho eco de una de las obras más importantes en la puesta escénica local, la obra de teatro “Olivia y Eugenio”. Una obra que sobrepasa los límites creativos de las tablas y se va más allá, toca el sentir humano y la realidad que experimenta más del 12% de la población dominicana: vivir con discapacidad.

Cecilia García ha regresado  al teatro con esta producción, que vio por primera vez en España, y ha conseguido abarrotar este fin de semana la sala Ravelo del Teatro Nacional.
Aunque los planes del director Carlos Espinal era, quizas, cerrar con broche de oro, el público ha pedido más, y es por ello que han anunciado a través de su cuenta de Instagram que la función continuará los días 8, 9, 10 y 11 de octubre.

¿Qué verás?

En “Olivia y Eugenio”, madre e hijo enfrentan una situación extrema en la que se cuestionan valores que surgen en tiempo de crisis.

La tragedia se acerca irremediablemente a Olivia (Cecilia García), que rememora su pasado haciendo un sincero ajuste de cuentas con su marido, madre, amistades, médicos, y con todos aquellos que presumen de ser normales, como políticos, profesionales y deportistas con éxito.   Sobre ellos, Olivia se plantea si son más “normales” que su hijo Eugenio, un joven con síndrome de Down, papel encarnado por Jochy Gil Ostreicher, quien vive con el síndrome en la vida real.

Para Espinal, volver a trabajar con Cecilia García es un regalo de la vida: “Ver cómo ella se adentra en la piel y el alma de su personaje es el mejor estímulo  para cualquier director”.   

“He regresado con toda la ilusión de llevar a nuestro público una obra de gran calidad y de seguir formando parte del crecimiento de nuestro movimiento teatral dominicano”, explicó el director.
carmelsy confesor