La opereta es un género musical que nació en París y se desarrolló en el siglo XIX, en las ciudades europeas de Viena, Londres, Barcelona y Madrid. Este tipo de teatro o espectáculo escénico derivado de la ópera se caracteriza por ser animado y satírico; en su guión se cuenta una trama inverosímil y disparatada, hablada y cantada.

Muchas son las operetas que se han hecho famosas a lo largo de estos años. Una que encabeza la lista es La Princesa de las Csárdás, conocida también como La Princesa de los Gitanos, la cual fue estrenada al nivel mundial el 17 de noviembre de 1915, en el Johann Strauss Theater, de Viena, Austria.

Esta obra –la más importante del compositor húngaro, Emmerich Kalman y del libretista alemán Leo Stein y B. Jenbach– llega por primera vez a nuestro país de la mano de la Sociedad ProArte Latinoamericana, fundación sin fines de lucro presidida por el galeno Edgar Pérez.

Para conocer los detalles de esta pieza se realizó una rueda de prensa en el bar del Teatro Nacional, donde la comunicadora Laura de la Nuez informó que la puesta en escena está pautada para el viernes 15 y el sábado 16 de julio, a las 8:30 de la noche, en la Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito.

La comunicadora afirmó: “La Princesa de las Csárdás se desarrolla en un cabaret que transportará al público a Europa,específicamente a las primeras décadas del siglo XX. Su música hermosísima está acompañada de una historia de amor entre una joven de cabaret y un príncipe de la corte de la imaginaria ciudad de Orlitz. Los enredos y las simpáticas escenas, acompañadas de bailes que avivan el escenario, serán del agrado de todo el público”.      

Talento artístico

Laura de la Nuez precisó que en esta participarán más de 100 artistas dominicanos, quienes tendrán la oportunidad de exponer su talento en una producción que está a nivel de cualquier teatro importante de Europa. “Será una presentación transcendental, fastuosa, elegante, dinámica, alegre, colorida y totalmente en español. Será un deleite para los amantes del arte”.  

La Orquesta Filarmónica, que interpretará la música de la opereta, estará integrada por 64 músicos, dirigidos por Carlos Andrés Mejía Zuluaga, maestro venezolano-colombiano radicado hace años en República Dominicana.

La dirección artística es de Antón Fustier y la escénica de Carlos Palacio, renombrado director de escena argentino; mientras que la dirección coreográfica es del primer bailarín Armando Martínez.

Promueve buenos vínculos

Carlos Palacio, director de Ópera Federal de Argentina, tiene dos semanas en República Dominicana, pero lleva meses trabajando desde su país para que la dirección escénica cumpla con todos los requisitos que exige este tipo de montaje.

“La opereta ni es tragedia ni es comedia; eso lo hace diferente a otros géneros. Es un lenguaje distinto. La opereta tiene que ver con la ilusión del amor, con la dicha de mantener buenos vínculos entre las personas; y el final siempre termina bien. Esta será un éxito, al público le va a gustar muchísimo”, agregó Palacio.

Edgar Pérez, encargado del montaje de la opereta, explicó que la trama se desarrollará en un tiempo de dos horas y 15 minutos, los cuales se dividen en tres actos. “Desde que la obra comience, el público se conectará con la trama, con los líos y enredos de sus personajes. Sabemos que el público la va a disfrutar porque es una opereta fresca y picaresca”.

Afirmó que esta opereta se ha enriquecido con la participación de actores de diferentes nacionalidades, quienes tienen una vasta experiencia en música en vivo, vestuario, luces, y todos los aspectos que forman parte del montaje. “Ya todos estamos aquí, ensamblando lo ensayado en sus países, y este último mes tenemos ensayos todos los días, porque la opereta tiene que quedar por el libro; aquí no se puede inventar ni improvisar”.

Al final triunfa el amor

El elenco está integrado por Nathalie Ávila, soprano cubano-americana, quien tiene la responsabilidad principal de esta opereta. También la protagonizan los cantantes líricos y actores Edgar Pérez, Israel González (cubano); Karoline Becker, Mario Martínez, barítono dominicano radicado en Estados Unidos.

También, forman parte del elenco, María Castillo, Israel González, Karoline Becker,  Mario Lebrón, Juan Tomás Reyes, Miguel Lendor y Alejandro Moscoso.

Nathalie Ávila, quien escenifica a Silvia en el personaje protagónico, explicó a Metro que en su papel ella escenifica a la diva de un cabaret. “Silvia es una cantante y actriz muy respetada por la comunidad que le sigue. Es una mujer con una personalidad fuerte, que superó muchos obstáculos para llegar al lugar donde está”.

“Silvia también es muy apasionada en los temas del amor. Y en un momento de su vida se enamora del príncipe y a pesar de las diferencias de clase social; ella se impone y triunfa el amor. Para mí es un honor darle vida a este personaje”, afirmó.

Las boletas

Están a la venta en la boletería del Teatro Nacional. Los precios son: balcón alto, RD$500; balcón bajo RD$700; plateas laterales RD$1,200; 1,300; y platea central de RD$1,800 a RD$2,700.