Orlando Urdaneta es un humorista, actor y artista plástico venezolano, que en los años 80 vivió en Santo Domingo por compromisos de trabajo. Hace poco, regresó por invitación de unos amigos, a quienes les agradece este reencuentro “con su gran amor”.  

Su ausencia de República Dominicana fue prolongada; eso le hizo pensar que en el país no le recordarían. Para su sorpresa, no fue así. “En la calle me dicen, ‘usted es el señor que salía en los comerciales de televisión’”, comenta con satisfacción.

Su espíritu emprendedor es su fiel compañero. Por eso, Urdaneta no dudó en planear su reencuentro con el público dominicano. Así surgió el show humorístico “Los chistes que me contaron, gajes del exilio”, que realizó el pasado año en Nader Teatro Bar.

Recuerda que este proyecto fue decisivo para su ingreso en la televisión. En una de estas funciones, se encontró con su paisano Daniel Sarcos y conoció al director cinematográfico Archie López, quien le ayudó a establecer contactos con Nuria Piera en NCDN.

La respuesta positiva que  consiguió en esta reunión le permitió dar un siguiente paso: junto a Sujey Alvarado y Paloma Colombo ideó el programa “Orlando la noche”, que se transmite de lunes a viernes, a las 12:00 de la medianoche, por el canal 37.

Sátira informativa

El proyecto que Urdaneta comenzó hace una semana tiene como objetivo darle un respiro a la población, porque en su día a día es bombardeada con muchos pesares.

Sonríe al decir que este es el primer programa del día siguiente, y que le emociona que tenga un contenido relajante: “Estoy seguro que los televidentes la pasarán muy bien, y que van a dormir con una sonrisa en sus caras”.

Al definir su tipo de humor resalta que es agridulce –a veces puede ser malvado, irreverente, pero nunca mal intencionado–, asegura Urdaneta, quien recordó que en la primera edición hizo una sátira del presentador de noticias Roberto Cavada, con quien compite en horario.  

“Personajes conocidos de la política nacional e internacional son satirizados por mi irreverencia, mientras ellos discuten o analizan los temas que nos afectan. Nunca sabrán si lo que dice es cierto o no; si tiene una base científica o no. Es un programa para reír con el corazón y con la mandíbula”, dice el comunicador.

Su estilo jovial se entremezcla con el rejuego de palabras que utiliza para hacer reír a su audiencia que le sigue cada día.

No obstante, por sus años fuera del país, ha tenido que recuperar palabras y frases que había olvidado; otras ha aprendido a incorporarlas a su vocabulario. En ambos casos, Sujey Alvarado y Paloma Colombo le han sido de gran apoyo.

“El hecho de que República Dominicana geográficamente esté muy cerca de Venezuela; y que los canales transmiten las novelas de mi país, hace que los dominicanos conozcan el significado de muchas palabras que uso para hacerles reír”, expresó el humorista oriundo de Maracaibo.

En el cine local

Orlando Urdaneta sigue afianzando su trabajo en los medios de comunicación.

De la pantalla chica, próximamente formará parte del elenco de Súper papá, una propuesta cinematográfica de Roberto Ángel Salcedo que comenzará a rodarse 21 de este mes, y que tendrá como protagonista a la destacada cantante y actriz mexicana Mariana Seoane.

A favor de los animales

Ya residiendo en el país, Urdaneta desea integrarse a la sociedad y apoyar causas sociales que aquí se realizan. Por eso, se unió a la marcha realizada el pasado fin de semana por grupos de defensa y protección animal para que se respete la Ley 248-12.

Situación venezolana

El actor –quien desde 2003 se exilió de manera forzosa en Estados Unidos–, manifestó que su natal Venezuela vive tres procesos en paralelo: la invasión cubana con absoluto control de la economía, un régimen de populismo izquierdista, y el ascenso de una casta acomodaticia que juega a la oposición para entretener el descontento.

Un poco de su historia

Orlando Urdaneta inició su carrera como actor a los 11 años, cuando debutó en el programa “Bambilandia”, de RCTV.

Luego, fue incluido en elencos de obras de teatro, telenovelas y películas cinematográficas; se destacó además como animador de concursos y programas de radio y televisión en su papel de humorista.

El matiz agridulce de su humor nace de su admiración por el fallecido humorista, pintor, escritor, caricaturista venezolano Pedro León Zapata, “una persona de pocas palabras, que nos hizo reír por muchos años”, puntualizó.