El amor y la pasión por la música se heredan. Son muchas las historias en común que podríamos mencionar. En este caso, hacemos referencia especial al cantautor dominicano Pamel Mancebo, hijo de Palmer Mancebo Hernández, un compositor conocido por sus temas “Devórame otra vez”, “Aquel viejo motel”, “Antídoto y veneno”.

Su madre, Susana Martínez es psicóloga y también le aportó su ADN  musical pues, según afirma Pamel, “ella es la que mejor canta de su casa”. Gracias a ambos, la vida de su prole tiene el sabor, los colores y acordes de la buena música. Es lo que le gusta y por eso, lo hace con esa pasión que contagia y asombra a quienes tienen la dicha de escucharle cantar. Pamel Mancebo no deja de sonreír cuando confiesa “yo escribo y hago música con el corazón”.

En principio, no sacaba sus canciones por vergüenza, pero más que eso, quería interpretar sus propios temas. Hasta que un día, tomó la decisión de ser cantante independiente.

Recuerda que además de su familia, en los inicios de su carrera recibió el apoyo de grandes músicos, como Chichí Peralta, con quien laboró varios años, y a quien agradece por creer en su talento desde el principio.

“Empecé como guitarrista en la agrupación de Chichí Peralta, después trabajé con el Grupo Ilegales y Wason Brazobán. Lo mejor de esta carrera es la oportunidad que me brinda de hablar por los demás, el chance que tengo de escribir y cantar cosas que muchos sienten”.

Buen oído musical

Pamel estudió en la escuela de música ‘’Jazz y Más’’. Sin embargo, no recuerda en qué momento específico se dio cuenta de que la música sería, más que una profesión, su gran pasión.

A los 13 años ya tocaba guitarra. Hasta la fecha, su guitarra es su fiel compañera, con ella escribe todas sus canciones. A los 15, empezó a escribir sus primeras canciones y se fue dando cuenta poco a poco de que eso era lo que quería hacer el resto de su vida.

“Un amigo en el colegio me dibujaba los acordes en una mascota, luego iba a mi casa y los practicaba. Después me inscribí en la academia del maestro Gustavo Rodríguez, donde estudié armonía musical y guitarra popular”, explicó.

Pamel es un escritor al que no le gusta encasillarse en la línea de sus canciones. Él escribe sobre experiencias vividas y de historias prestadas; escribe sobre el amor y desamor, de sentimientos que todos vivimos alguna vez.

Pamel confiesa que su mayor satisfacción es cuando una persona le dice que se siente identificada con tal o cual canción que escribió con su puño y letra; o que se ha sentido de la manera que revelan las letras.

“Yo seguiré escribiendo y cantando lo que la gente siente, esas historias maravillosas que se dan entre los amores”. Pamel tiene un buen oído musical, le encantan las bandas desde The Police y Fletwood Mac hasta John Mayer, Juan Luis Guerra, Alejandro Sanz, Gian Marco y Armando Manzanero. “Mi género es pop, pero me encanta explorar, por eso me tomo la libertad de fusionar diferentes ritmos. De mí puedes escuchar una balada, un merengue o una bachata. Por eso, afirmo que amo la música en todos sus géneros”.

Hace un año presentó su producción discográfica “Pamel”, con el apoyo de Orange Music, empresa que ha sido su aliado y a la que agradece el apoyo. “Orange me apoya en todas mis ideas y en todos los proyectos que me embarco”.

El disco es una recopilación de todas las canciones que en sus inicios fue subiendo a las redes, medios que dieron a conocer su carrera. Al pasar balance, vio que tenía una cantidad significativa de canciones y las agrupó en un disco, que va caminando muy bien. “La gente ha sido muy receptiva, gracias a Dios”, expresó.

Letras de canciones urbanas ¿Su impacto?

Pamel manifestó que no está de acuerdo con letras que ofenden, que incitan a la violencia o a las drogas. “Pienso que debemos cuidar el contenido de lo que escribimos y comunicamos. Además, la música trasciende de mejor manera y tiene más alcance cuando el contenido es limpio”.

A su entender, el estilo de ese tipo de letras no es exclusivo del género urbano. La buena música no tiene tanta acogida en el país por el nivel de educación, pero “quienes como yo tenemos fe, seguiremos trabajando para que el público tenga buenas opciones musicales”.

Espera que él y otros exponentes reciban más apoyo a nivel promocional.

Duetos y colaboraciones

Para él, ha sido un honor cantar con Pablo Alborán, Santiago Cruz, Kanny García,  cantautores que admira y respeta por la calidad de su trabajo.

El viernes 2 de septiembre asumirá un nuevo reto. Será el anfitrión del concierto que el artista colombiano Andrés Cepeda ofrecerá en el Teatro Nacional.

A través de sus canciones, Pamel ha hecho muchos amigos. Con Covi Quintana grabó la canción “Te quedarás”. También trabajó con Manny Cruz, del desaparecido grupo Aura.

Su amistad con Pavel Núñez nace poco después de haber escrito el tema “Sigues siendo”, que interpreta Héctor Aníbal. Al escucharla, Pavel le preguntó quién la escribió. A partir de ese momento, se juntan para escribir, lo cual, precisa, es un gran honor.

¿Te veremos pronto en un concierto?

Sí, hay conciertos pronto. Son una sorpresa, no puedo decir más…  (risas).

Pamel admira a muchos artistas, con quienes les gustaría trabajar; especialmente a Juan Luis Guerra. Culminamos la conversación con esta pregunta ¿Pamel estás casado, tiene hijos?

La respuesta fue la siguiente: “Estoy felizmente casado con la música y mis hijos son mis canciones (risas)”.

Proyectos actuales y a futuro

“Este 2016, lo tomé para ir a las provincias del país que no había llevado mi música. Pronto terminará esta gira nacional”.

Pamel no descansa. Ya tiene en mente llevar su música fuera del país. A finales de octubre irá a Nueva York a dar varios conciertos.