A Enok Galvao lo han llamado "predicador del demonio" por su gusto por el heavy metal y por ambientar con motivos rockeros las dependencias de su iglesia.