Patrick Dempsey sabe que no puede superar a Hugh Grant. La estrella de “Grey’s Anatomy”, de 50 años, es el nuevo segundo interés amoroso en El bebé de Bridget Jones la tercera película de la serie liderada por Renee Zellweger y la primera desde la del 2004 Al borde de la razón. Pero su personaje, Jack, no es nada como el que interpretó Grant, Daniel Cleaver.

Es justamente lo contrario a un idiota, agradable y amable y tal vez demasiado ansioso, sobre todo en comparación con el personaje de Colin Firth, Mark Darcy. Dempsey nos habla de cómo su nueva película es una comedia romántica muy poco frecuente, las personas que no conocen a Abbott y Costello, y su profesión secundaria como un piloto profesional de carreras.

Jack es lo opuesto al personaje de Colin Firth, Mark Darcy, quien es reservado mientras que Jack es demasiado entusiasta. ¿Sentiste que te ponías incluso más optimista cuando actuabas frente a Firth?

Sí, porque la intención es conseguir que se quiebre, ver cuánto lo puedo empujar y lo divertido que puede ser tratar de quebrarlo. Es por eso que siempre hay un brillo en mi ojo, porque siempre estoy a punto de hacer que eso suceda.

¿Lograbas hacer que Colin se riera? Él ha señalado que no es como Mark en la vida real, así que tal vez no es imposible.

Él tiene un gran sentido del humor, así que estaba a bordo. Nos poníamos a hacer tonteras y el director nos gritaba que volviéramos a concentrarnos.

Las comedias románticas son difíciles de encontrar por estos días.

Ya no están haciendo este tipo de películas. Intenta encontrar una ahora y no hay nada en la producción en ese viejo estilo de las comedias románticas. Es por eso que creo que hay un apetito por esta película, y por Bridget en general: simplemente no existen esos tipos de personajes, esas protagonistas femeninas muy fuertes en comedias románticas.

Me preocupa que la gente está empezando a olvidarlo como un género, como se olvidan de una gran cantidad de géneros de películas viejas.

Me encontré con un joven escritor de comedia y estábamos hablando acerca de ¿Quién está en primer lugar? Y él no sabía lo que era eso. Le dije: “Tienes que estar bromeando. ¿Nunca has oído eso? ¡Me voy de aquí!”. Eso ya era viejo cuando yo era joven. La idea de que la gente no sepa de Abbott y Costello y son escritores de comedia sólo sirve para demostrar que la sensibilidad se está perdiendo realmente. Es muy triste.

Tengo que admitir que no sabía que eras un piloto de carreras profesional, aunque sólo sea porque no sigo las carreras. Lo dejaste recientemente. ¿Crees que podrías volver?

Me encantaría, pero ese nivel de las carreras es una profesión en sí misma. Se necesita ese tipo de atención. Es un compromiso de tiempo completo. Yo estaba en el WEC [Campeonato Mundial de Resistencia; por sus siglas en inglés], por lo que te la pasas viajando por todo el mundo. Se toma una semana o dos hacer una carrera.

Se pierde todo este tiempo con tus hijos también. Así que hay un equilibrio real que se necesita. Estoy contento de haber tenido la oportunidad de hacerlo y me gustaría seguir compitiendo, pero es una cuestión de lo que es prioridad y dónde está el enfoque. Así que no estoy seguro en este momento.

Estás tratando de conseguir sacar un proyecto sobre los pilotos de F1. ¿Realmente, podrías mostrar lo que se siente al estar en medio de una carrera?

Puedes ver una carrera desde el punto de vista de un conductor. Pero eso no es lo que quiero ver. Lo que quiero ver es el drama en torno a ella, lo que se necesita para entrar en el coche, con lo que están tratando a un nivel emocional. Eso es mucho más interesante que tratar de recrear una carrera. Eso no me atrae.