El  cineasta detrás de las películas La boda de mi mejor amiga y Espías defiende su franquicia totalmente femenina de Cazafantasmas.
 

“Estoy orgulloso del hecho de que las protagonistas sean cuatro mujeres y tres de ellas están en sus cuarenta años. Eso es un gran logro para una cinta de Hollywood. Tuve que defender mi historia muchas veces, pero logré una buena química entre las actrices y eso se ve en la pantalla”, comentó el director.
El cineasta explicó que fue un desafío reinventar una franquicia tan querida en la historia del cine.

“La primera versión de la película dura como tres horas y media, el objetivo no era reemplazar la original, sino aportar. Queremos que todos los que amaban la cinta de 1984, disfruten la historia; además habrá una nueva generación que tendrá la misma experiencia de quienes  vieron por primera vez a los Cazafantasmas”, dijo Feig.

“Kattie Dippold y yo, que escribimos el guión juntos, entramos en el proyecto con mucho amor y mucha veneración, sobre todo con los riesgos que implicaba. Respetamos esa veneración de la cinta original como el mantener un lazo en común para luego ponerla en un nuevo contexto. Aún no sé si habrá una secuela, hay que esperar los resultados de esta cinta”, concluyó.