La reproducción ilegal de fonogramas cuesta al mundo 600 mil mdd; la pérdida de 100 mil empleos en EU, 1.2 millones en la Unión Europea y otro millón más en México.