¿Qué pasaría si los dinosaurios nunca se hubiesen extinguido? ¿Podrían convivir con los seres humanos?

Estas preguntas fueron la premisa para que el director Peter Sohn se embarcara en la historia de Un gran dinosaurio, la nueva y prometedora cinta de Pixar.

¿Por qué prometedora?

Al igual que Wall-E, Up, Toy Story 3, Valiente e Intensa mente, entre otros filmes, Un gran dinosaurio reúne elementos tan emotivos como divertidos, capaces de captar a niños y adultos con una historia de amistad protagonizada por un particular apatosaurus llamado Arlo y un pequeño niño salvaje que responde al nombre de Spot.

Su aventura comienzacuando un accidente separa a Arlo de su familia y lo lleva a encontrarse con Spot. Juntos iniciarán un único e irrepetible viaje en la búsqueda de su hogar.

Más allá de los personajes que encontrarán en su camino y los momentos emotivos que vivirán, para Un gran dinosaurio, Pixar desarrolló toda una nueva tecnología de animación hiperrealista que impacta visualmente desde el primer segundo.

El paisaje inspirado en las montañas del noroeste estadounidense (desde Oregón hasta Wyoming), muy similar al sector de Las Torres del Paine en Chile, llevó a los productores de la película a utilizar mapas del servicio geológico de Estados Unidos para que los cambios de clima, terreno y hasta las nubes fueran lo más fieles posible a la zona.

Más, los esfuerzos mayores no están allí, sino en un inmenso río que el propio Peter Sohn definió a Metro como el “tercer protagonista de la aventura”. Y es que nunca antes una producción de Disney-Pixar había tenido tanta agua involucrada en su historia.

Un nuevo software de animación fue creado para la ocasión (y los futuros proyectos del estudio) y esto involucró, como curiosidad, que los realizadores del filme probaran suerte un par de veces haciendo rafting para sentir los movimientos y potencia del agua.

Todo lo anterior provoca un efecto realmente asombroso frente a la pantalla grande, un realismo único y absorbente que abraza tanto como la relación entre Arlo y Spot.

¿Algo más?

Sí, hay mucho más tras El gran dinosaurio. Personajes notables y cada uno con historias para contar. Momentos sin diálogos que transmiten tanta emoción que es difícil no reír o llorar.

Una hermosa banda sonora y escenas nutridas de una belleza extraordinaria.

Verdaderamente, una gran carta de presentación para Peter Sohn y su primer largometraje de la mano de Disney-Pixar, que llegará a los cines dominicanos este jueves 26 de noviembre.

Realmente un imperdible para grandes, chicos, y por qué no, dinosaurios también.