Paris Hilton prefirió la discreción antes que el escándalo, que ya es cosa de la familia de su antigua asistente. Y por esto ya no causa tanta sensación.