Si eres de la generación del milenio, lo más probable es que Matilda, Mrs. Doubtfire y Milagro en la calle 34 estaban en alta rotación durante tu infancia. Eso también significa que Mara Wilson, la niña con el flequillo moreno y un ligero ceceo, todavía tiene un pequeño pedazo especial en tu corazón.

Esos recuerdos son lindos, pero Wilson, ahora de 29 años, se ha distanciado a sí misma de su carrera infantil –escribiendo un post en su blog en 2012, en donde detallaba su decisión de dejar de actuar– y en su lugar ahora presta su nombre a bylines para McSweeney, The New York Times y en el Toast (DEP).

Su rápido ingenio, humor y su reflexión han ganado sus más de 300,000 seguidores en Twitter, donde continuamente responde a la pregunta perpetua: “¿Qué estás haciendo ahora?” De hecho, es el título de su nuevo libro, Dónde estoy ahora: Historias verdaderas de la niñez y la fama accidental.

La colección íntima de ensayos de la graduada de la Universidad de Nueva York describen sus años en el set, las presiones de un Hollywood Postpubertal y los dolores de crecimiento que nos afectan a todos –seas o no una estrella infantil–. Wilson conversa sobre su decisión de escribir un libro de memorias, sobre el fallecido Robin Williams y lo que es salir de citas cuando todo el mundo sigue siendo un fan de Matilda.

¿Cómo surgió la idea de escribir un libro de ensayos?

Siempre quise escribir un libro. Incluso cuando era una niña, le decía a la gente que quería ser autora cuando creciera. Pensé que la actuación era lo mío por un tiempo, y dedique todo mi tiempo y energía a ello, pero siempre que podía estaba escribiendo, escribía en mi blog, o hacía ensayos. Tenía muchas cosas que quería escribir, pero fue Cracked.com que me pidió que hiciera una lista de estrellas infantiles y pensé que podría estar más interesada en hacer algo por el estilo.

En el libro entras en profundidad acerca de cuando fuiste diagnosticada con TOC cuando eras más joven y la preocupación de lo que diría la prensa. ¿Por qué fue tan importante incluir eso en el libro?

Era importante para mí. Me gustaría que más celebridades pudieran hablar sobre tenerlo. Recuerdo cuando me diagnosticaron, buscando en línea para ver quién más lo tenía. Sale una entrevista con Cameron Diaz en donde dice que tiene miedo a las bacterias, lo que fue exagerado, diciendo que tiene el TOC. Más tarde ella dijo que no tenía un trastorno. Se entiende mal y caracteriza erróneamente, y siento que por lo general no se explica muy bien. Creo que María Bramford hablando sobre su TOC fue fenomenal. Más gente tiene que hacer eso. Tengo una plataforma, y tengo una base de fans. No soy famosa mundialmente, pero creo que podría ayudar [a otros] si hablo, también.

¿Sientes que la gente espera que las estrellas infantiles fallen o tengan problemas?

Somos un blanco fácil y aceptable; siendo un actor infantil se establece esta tormenta perfecta. Tienes gente diciéndoles que eres increíble constantemente, y gente haciendo cosas por ellos y sin que ellos aprendan a hacer las cosas por sí mismos, y siendo recompensado por cómo te ves, lo que inevitablemente va a cambiar. Es una tormenta perfecta de las cosas que pueden salir mal y dañar a una persona.

Hay una parte divertida en el libro en donde cuentas sobre tu preocupación de que tu perfil en OKCupid sea puesto en Gawker.

He tenido gente, sobre todo chicos, que se me han acercado diciendo: “A mí me gustabas cuando yo era un niño”, y yo por lo general digo: “Bueno, está bien, pero me siento incómoda con eso”.  Tiendo a permanecer lejos de eso. Mi primer novio serio nunca había visto Matilda y creo que en ese momento, eso era bueno. Ahora no es un gran  problema para mí, pero yo nunca saldría con un fan. Eso sería muy injusto para ellos, tener que lidiar conmigo en lugar de esta versión idealizada de una figura musa.

Hay una parte del libro que está dedicada a tu relación con Robin Williams, tanto durante Mrs. Doubtfire , y más tarde en la vida. ¿Fue la decisión de incluirlo de forma propia y separada importante para ti?

Me sentí como que era algo que tenía que decirse. Yo quería rendirle un homenaje a él y tenía algunos recuerdos divertidos que en realidad no se ajustaban a ninguna otra parte del libro. Sentí apropiado darle su propio capítulo, ya que Robin fue una de las primeras personas con las que trabaje, era maravilloso. Sally Field y los DeVitos eran increíbles también, pero parecía apropiado.

Fuiste invitada a “Broad City”, lo que le dio esperanzas a algunos de tus fans de que volverías a actuar de nuevo. ¿Fue algo de una sola vez?

Fue un hecho aislado. En el mundo de la comedia de Nueva York, todo el mundo ha estado en “Broad City.” Estaba en una fiesta la otra noche y alguien dijo como, “Oh, voy a estar en “Broad City” esta semana, y yo dije: “Oh, yo estaré la próxima semana”, y alguien más dijo: “Yo estuve la semana pasada”. [Risas] Me encanta el programa y las personas que trabajan en él son increíbles, pero cuando la gente pregunta sobrede mi regreso a la actuación, digo: “Mmmm, no. Estaba interpretando a la camarera número dos”.