El talento local sigue diciendo presente en tierras extranjeras. Un ejemplo de ello es el joven actor de 23 años Rafael Beato, quien desde los tres años, cuando interpretó el papel de “Dormilón” en la obra Blanca Nieves y los siete enanitos (en la que tenía una sola línea), supo que el mundo de la actuación guiaría los pasos de su vida: “Todavía recuerdo la emoción y con la intensidad que decía esa sola línea y desde esa edad sabía que la expresión de emociones por medio de artes escénicas era lo mío”.

A los 13 años empezó a tomar clases de canto con María Remolá y luego con Nadia Nicola. Se inmiscuyó en el país  en el mercado de comerciales de televisión y de ahí saltó a  Disney´s Camp Rock con el papel de Andy Hosten producido por Haffet Saba, luego pasó a ser uno de los discípulos de Jesús en el musical Godspell, que estuvo nominado a los premios Soberano.

Pero el talento empírico no se quedó ahí, y después de estas experiencias se motivó a aplicar a una de las mejores academias de actuación en la ciudad de Nueva York, The Lee Strasberg Theater & Film Institute, donde en la actualidad reside.

Paralelamente a sus estudios realizó en marzo de 2015 un cortometraje en  Perú del Director Daniel Rehder en el cual encarnó el personaje principal llamado Gabriel.

Confesó que tiene mucho interés en desarrollarse como actor de República Dominicana, por lo que se mantendrá viajando para asistir a los castings para próximas películas dominicanas. ¡Atención productores locales¡

2016 con grandes proyectos

Para 2016 tiene en cartelera dos películas que comenzará a grabar en los meses de abril y agosto en Nueva York. Estas son: Some Kind of Memoir en la que tendrá el papel protagónico y que será dirigida por Sebastian Selavy.

La segunda es Realness, también con el protagónico, y que dirigirá Noel Núñez, quien también estuvo a cargo de la dirección de El pasaje.