Prácticamente sólo su voz y guitarra componen este nuevo álbum de Ricardo Arjona.

“Qué rica la libertad de acompañar con una guitarra sin tener que esperar nada, darle todos los tiempos del mundo”, reflexiona el cantante guatemalteco, respecto de su nuevo disco “Apague la luz y escuche”, álbum que ya se encuentra disponible a través de la página web del artista y de manera física en todas las desqueras del país. Una placa que lleva lo acústico a su mínima expresión para dejar como protagonista de cada tema a las historias.

El disco consta de 16 canciones, tres de las cuales son inéditas y el resto son las consideradas más importantes al nivel de autor en la carrera de Arjona.

De esto y las motivaciones que tuvo para tomar su guitarra y crear un disco completamente acústico, el cantautor centroamericano conversó con Metro.

¿Por qué decidiste crear un disco acústico?

“Apague la luz y escuche” nace de la búsqueda de la libertad, de la libertad de los espacios y tiempos. La oportunidad que puedan tener las frases de abrirse a espacios y ser más protagonistas.

¿Cómo nace el nombre de este álbum?

La historia empieza en Tec­pan, Guatemala, donde mi padre junto con mi abuela sintonizaban la XCW Mexicana en onda corta y ahí se encontraban con muchas de las canciones que después mi padre me iba a enseñar a mí, un poco tratándome de heredar lo que él había consumido en su infancia.

Ahí había un programa donde contaban historias como novelas radiales y uno de ellos se llamaba “Apague la luz y escuche”. Anda dando vueltas en mi cabeza desde hace años, muchos años, porque muchas de las canciones que yo había creado con guitarra y voz después se habían vestido demasiado, se habían puesto tan elegantes que habían perdido un poco la esencia.

¿Cuál fue la primera canción que reversionaste para este disco?

La primera canción que grabé, a pesar de que el arreglo original es fantástico, fue “Adiós melancolía”, una especie de fusión con vallenato extraordinaria, pero que yo siempre me quedé con la sensación de que ésa era una de las canciones más importantes que yo había escrito y que se había quedado escondida. Entonces decidí que era la primera canción que iba a grabar, convirtiéndose en  la primera canción del disco. Sin duda “Adiós melancolía” es una canción vital en este proyecto, porque nos dio un empujón que fue básico para animarnos y para continuar en épocas de mucho ruido.

¿Por qué hacer algo tan distinto a los sonidos que se están escuchando hoy en Latinoamérica?

Podemos decir que esta es una época en que la música se nos llenó de ruidos, nosotros nos llenamos de ruidos.Hacer un disco que se vaya completamente por otro lado, que evite los tiempos rigurosos, que respete mucho los silencios, es un atrevimiento, pero un atrevimiento fantástico.

¿Por qué decidiste no salir en las plataformas digitales como iTunes con la preventa de “Apague la luz y escuche” y ponerlo de panera digital en tu propia página?

Es un atrevimiento, nosotros lo sabemos, pero queremos sentirnos independientes de verdad y no independientes de título. Es salirnos un poco de lo cavernario de la industria, de lo típico de la industria, de lo establecido, y tratar la manera no de abaratar la música, sino de ponerla al acceso fácil de la gente.

Destacado

“Sin duda ‘Adiós Melancolía’ es una canción vital en este proyecto, porque nos dio un empujón que fue básico para animarnos y para continuar en épocas de mucho ruido”.