La cantante Rihanna subió al escenario para interpretar Four Five Seconds al lado del ex Beatle