En abril de 2011 se le diagnosticó un cáncer cerca del hígado y, tras la noticia, muchos fuimos los que pensamos que su regreso a los escenarios locales estaría muy lejano. Días de locura mediática le esperaban y luego, la fuerza y lucha para sanar.

Lo hizo a su manera, al estilo Draco Rosa y, al lograrlo, decidió estregarle al mundo las recetas que le devolvieron su salud con el libro El secreto de la vida a través de plantas, el que confesó, ha sido su mayor éxito.

A propósito de sus dos presentaciones el 2 y 3 de junio en el Hard Rock, hablamos de lo que presentará y, por supuesto, de la vida, el amor y el dar gracias a las segundas oportunidades.

Estuviste a finales de 2015 en Santo Domingo Pop y las vibras positivas fueron evidentes. ¿De dónde emana esa emotividad?

¡Wow, que lindo! Gracias a Dios hay un deseo de compartir, de dar y de congregar con personas que quieren estar ahí. Es un privilegio llegar a un sitio y que hayan dos o tres personas que quieren estar ahí, después de los últimos años de mi vida, esas cosas me llenan. Estar en los escenarios se ha convertido en mis mejores momentos, donde me siento más contento; me llena de mucha vida.

Los momentos difíciles siempre desatan rasgos de nuestra personalidad que, a veces, desconocíamos. En tu caso, ¿qué ha aflorado de distinto en ti?

Lo que domina es el momento. Hay palabras como “gratitud”, “pasión” y por encima de todo el “amor” a la vida, a lo que tengo en frente. Y eso es a quien sea. La gratitud es el lenguaje del amor. Estoy convencido de que esta oportunidad que me ha dado Dios de seguir caminando en la tierra es para compartir todo lo que pasó, lo mejor posible.

Ahora te consideras un Draco más amoroso a la vida, la familia...

Creo que siempre he sido amoroso; lo que ha cambiado es no ser tan tímido con el amor. Ahora es más fácil expresarlo y decir que sí vale la pena. Compartir una parte de la vida que sí esté llena de esperanza y pasión. La vida es dura y muchas veces lo que domina es la incertidumbre. Esta etapa es para girarme al otro lado, buscar la luz y repartirla.

Con el tema “Rezo” te acercaste a esta luz que mencionas y a la salud. Y recientemente publicaste un libro de recetas orgánicas. ¿Lograste tu objetivo con este libro o estás en camino de...?

Ha sido una sorpresa en vida esto, conozco a mi co-autora, la  nutricionista Nena Niessen y me tocó una gran aventura con El secreto de la vida a través de plantas, un libro que explica las propiedades nutricionales y curativas de cada planta, propone un plan de desintoxicación y recopila las mejores recetas para una alimentación sana. Ese libro me cambió la vida y lo lindo es que ha sido récord de ventas Amazon, ha sido una sorpresa, y las cartas que me llegan. Son impresionantes los cambios que tiene la gente solo por dejar de beber unas pastillas por cambiar su alimentación.

¿Con esto cumples, por así decirlo, el aporte en vida de Draco?

Es un comenzar, ojalá que no pare ahí, porque la verdad es que creo que es lindo parar sufrimientos. Las aportaciones van más allá de uno; es solamente ser un puentecito para ayudar a alguien dando informaciones. El secreto de la vida a través de plantas ha sido mi mayor éxito.

Me llamó mucho la atención que las plantas de esas recetas las cosechaste en tu propia hacienda en Puerto Rico, y también estás alquilando con fines turísticos este terreno.

Es una propiedad bastante grande que encontramos abandonada. Se llama “Hacienda Horizonte” y a través de los años nos hemos dedicado a la siembra de limón, naranja, moringa y más. Se ha convertido en parte de nuestras vidas. De hecho, tenemos un festival de agricultura el 25 de junio que se llama “Larga vida” y estamos muy entusiasmados; con eso le abrimos la finca al pueblo por primera vez. Al final del día la vida se trata de eso, de comodidad, y le tengo mucho respeto y cariño a ese movimiento de gente joven que se encuentra cosechando la tierra, en este momento tan especial que vive Puerto Rico.

Claro, en esta crisis que vive tu país. ¿Crees que la agricultura sería la salvación a su economía actual?

Entiendo que definitivamente sí.

Has tenido una vida muy concurrida y en una entrevista reciente dijiste que “el grupo menudo era muy abusivo”. Si te sientas y miras al pasado, ¿qué hubieses hecho distinto dentro de este agrupación?

Es muy buena pregunta. Ahora soy un hombre con dos hijos (uno de ellos en la universidad). Han pasado los años, el tiempo... El grupo fue lo que fue, aprendí mucho y, si usé la palabra abusivo, creo que estando tan joven es un tema fuerte trabajar a esa edad. Me levanto hoy pensando que fue una experiencia bonita. Pero cambiarlo, ya es un pregunta intensa, no sé qué decirte. Como compositor quise entrar ahí para componer, como una persona que lleva tiempo en negocios te puedo decir que se trabajaba mucho. Siendo tan joven es importante estar en la casa jugando pelota, haciendo otras cosas.

Pero de ahí agarré disciplina. Este es un tema que podemos durar horas hablando, ir de aquí para allá, y no le encontraremos fin.


¿Cuál ha sido la clave para tener un estilo tan propio y que aun cuando otros artistas cantan tus canciones se siente que fuiste tú quien las compuso?

Le doy gracias a Dios por estar presente. Lo que me ha tocado en la música ha sido una bendición. Hay muchos artistas, pero son pocos los que conectan con un público, y en mi caso sigo con ese deseo de hacer una conexión linda con el público. No es fácil, porque uno compone cien y de vez en cuando aparece una que realmente conecta. Pero vale la pena ser parte de la vida de una persona, porque una canción entra a las venas, corta la sangre, y se queda ahí. Poder decir que tienes una canción que logra eso, ¡uff! Como por ejemplo, “Eso es vida”, hay dos o tres que son parte de un movimiento lindo. Eso es pura magia, es una cosa de Dios y el universo.

Actualmente en Puerto Rico cuenta con muy buenos cantauores que no precisamente están siguiendo las corrientes de moda. ¿Cuáles de ellos suena en tu reproductor personal?

Hay mucho talento y el talento no está solo en los compositores o cantantes; hay talento desde el agricultor hasta el letrista. Hay mucho talento en todos lados, y me cuesta decirte por dónde viene o va la cosa, no tengo idea. Hay tanta gente linda haciendo cosas, y recuerda, cuando hay un sufrimiento y hay un país en crisis, ahí es que surgen los bravos. Hay un rebosamiento en la isla de arte, de música y agricultura. Hay cosas pasando, es un momento hermoso.

Como forma de afrontar la situación...

Siempre ha sido así, históricamente. Todos los países han tenido a sus mejores creadores en los peores momentos.

Y cuando estuviste aquí en Santo Domingo Pop, también estuvieron talentos criollos. ¿Alguno te flechó?

El tema de flechar es interesante (risas). Realmente la música es muy analizable. Puede haber un conjunto de 16 personas y de las 16 hay cuatro interesantes. No puedo decirte que haya alguien que me flechara. En ocasiones, un percusionista en un solo, en una parte de la canción, me llama más la atención que un vocalista. No hay una cosa que me diga “por aquí”; el talento está en la combinación de varios músicos. En mi caso, tengo un batero que es fantástico, siempre me impresiona. A veces estoy en el escenario y me envuelvo y me paralizo a escucharlo. O al bajista, impresionante.

Tienes dos fechas ya. ¿Qué quieres que vean tus fans?

Esta gira “Lo sagrado y lo maldito” es un repaso de rockanroll. Un repaso de un espíritu de vida, de energía, y claro, porque tuve unos años de apagón, con la vena musical floja. Entonces, me invitaron a un festival en Puerto Rico, “We are de future”, y entramos en esa línea de rock y nos fue muy bien. Este será un show para el hardroll, el fan duro (risas), para disfrutar y disfrutar.

¿Quizás en tu próxima producción vuelvas a esas raíces rockanroleras?

No lo sé. A la hora de grabar una canción todo cambia. El rockanroll es un esencia para los escenarios; en cambio, estar en el estudio, es un momento para contemplar mil cosas. Ahí me vuelvo un poco más frágil y termino haciendo otra cosa. La vida es un balance, y los escenarios para mí es estar encendido, haciendo escándalo con el amplificador. No sé lo que tocaré; se hace una lista y al final la noche dicta.

Y así pasa en la vida, se hacen planes y la vida dicta. Hasta este preciso instante, ¿has hecho lo que has querido en la vida?

Cuando me levanté no sabía lo que quería hacer, ni por donde iba. En un momento dado pensé que mi ruta era la arquitectura, después me encontré con la música y fui tomándolo en serio, tarde en la vida, lamentablemente.

Creo que la idea es ser fiel  donde uno se encuentre, por donde va la cosa de manera natural. Estoy con esto, creo que estoy donde debo estar. Al final, no tengo nada muy claro, lo que tengo es el deseo de levantarme. Tengo otra oportunidad, y hoy es el mejor día del año. Así me levanto de la cama, con ese pensar.

Dijo:

“Uno compone cien canciones y, de vez en cuando, aparece una que realmente conecta. Pero vale la pena ser parte de la vida de una persona a través de una canción”. Draco Rosa, Productor y  compositor.