El panameño Rubén Blades habló con Metro sobre la segunda temporada de Fear The Walking Dead, serie que coprotagoniza y que se estrenó a nivel mundial el pasado domingo.

“El mundo solo será del que camina sin miedo”, se lee en la camiseta que lleva puesta Blades en su encuentro con algunos medios en la ciudad de Los Ángeles, donde se centra la historia de Fear The Walking Dead –el spin-off del exitoso show televisivo de AMC The Walking Dead–, para hablar de lo que traerá la serie, pero también de sus posturas políticas y de lo que viene en su carrera musical.

Y es que no es solamente el cantante, el compositor, el activista, el ministro o el actor, Rubén Blades es un símbolo de la latinoamericanidad. Es por eso que llama aún más la atención ver al multifacético artista enfrentando uno de los retos más grandes de su carrera de más de 40 años, el de salirse de la comodidad de su música y su latinidad, para medírsele a protagonizar una serie de zombis como FearTWD.

“A mí me llamaron y me ofrecieron el papel y mi primera reacción fue decir, ‘no’. Es demasiado tiempo. Pero después consideré otras cosas; me interesa estar siempre fuera de los círculos de comodidad y esto es completamente distinto a todo lo que yo hago, así que acepté”, afirmó el panameño sobre su participación en la serie que para esta segunda parte tendrá 15 capítulos, nueve más que la primera.

En nuestro encuentro, Blades reveló detalles de la segunda temporada de FearTWD en la que interpreta a Daniel Salazar, un barbero que en un principio pareciera ser solo un inmigrante centroamericano en Estados Unidos, pero que al final de la primera temporada se revela como un excombatiente torturador de la guerra ocurrida en El Salvador en la década de los ochenta. Es quien ahora se ve atormentado por los fantasmas de su pasado cuando tiene que sobrevivir y proteger a su familia del apocalipsis zombi.

“Salazar viene ya formado por esa experiencia de haber visto al mundo caerse una vez”, dice Blades sobre su personaje, que debutó con fuerza en la primera temporada y que cobrará aún más importancia en la segunda. “Él es un producto de su época. Yo escribí una historia de él, que no es necesariamente la que usan los escritores para definirlo. Su historia es mucho más compleja en mi mente. Pero Salazar, igual que yo, solo quiere sobrevivir y ayudar a su familia”, agregó.

Sin poder dejar de lado el tema político que desde siempre lo ha atraído,  Blades comparó el pasado de su personaje con el que vivió su país Panamá hace unos años: “La dictadura en Panamá, no fue tan horrorosa como la dictadura que vivió Salazar, digo, sin excusar a los milicos (militares), nosotros no vivimos la forma sistematizada de acabar con la gente que existió en El Salvador, en Chile o en Argentina. Tuvimos una dictadura, hubo desaparecidos, pero no fue esa situación que vivieron estos tipos, en la que murieron miles y miles de personas”, aseguró.  

Entre tanto, el artista panameño se refirió a un elemento clave de la serie: el miedo. Algo que estará presente con mucha más fuerza en esta temporada que en la primera y que atrae a los televidentes como muertos vivientes en busca de carne fresca.

“Por razones que no sabría explicar, siempre hemos estado atraídos a la idea del miedo”, afirmó. “Las figuras de zombis son metáforas utilizadas para darles un cuerpo, un nombre o una razón a cosas que nosotros vemos y que nos rodean y que de una u otra forma afectan nuestra capacidad de decisión y de acción”, agregó.

“Viendo a personas que enfrentan esas ficciones, sentimos, tal vez, el optimismo de que podemos también enfrentarlas cuando se nos presenten las cosas que nos afectan, que puede ser la hipoteca, la política o lo que sea. Encontramos la manera de enfrentar a través del otro... De repente uno se siente más en control. Estas series también tienen un propósito terapéutico, te calman, te hacen sentir capaz”, puntualizó.

Pero el hecho de estar sumergido en el personaje durante más de ocho meses al año no ha impedido que la superestrella de la salsa siga trabajando en la música que tanto lo apasiona.

“¡Estoy viendo cómo manejo el tiempo para no dejar de hacer otras cosas!”, advirtió. “Tengo un disco que va a salir en junio con Boca Livre, un grupo de Brasil. A mí siempre me ha gustado mucho la música brasileña y es la primera vez que tengo la oportunidad de trabajar con un grupo vocal de ese país”, reveló sobre el final de nuestra charla. “¿puedes creer que nunca me he presentado en Brasil? Espero cumplir el sueño de hacerlo pronto”, concluyó.