A Samuel L. Jackson no le sorprende que los jóvenes de hoy tal vez no hayan visto una película de Tarzán. La película que alguna vez fue muy popular, dio a luz numerosas franquicias cinematográficas a través de los años veinte y los años sesenta, y fue protagonizada por estrellas como el campeón olímpico Johnny Weissmuller y, el favorito, Gordon Scott.

Después de eso se fueron diluyendo, con sólo unos pocos títulos ( “Greystoke” de 1984 y la versión de Disney de 1999) a lo largo de las últimas décadas. Esto puede ser debido a la naturaleza problemática de los libros originales de Edgar Rice Burroughs, que rebosan de racismo casual.

La nueva “Leyenda de Tarzán” intenta solucionar este problema. Por un lado, cuenta con un fuerte personaje negro  –George Washington Williams interpretado por Jackson, basado libremente en el hombre del renacimiento del siglo 19 de la vida real– como uno de los héroes que ayudan al imponente Tarzán sin camisa, interpretado por Alexander Skarsgard.

El siempre prolífico nominado al Oscar, de 67 años, nos habla de su singular papel en una antigua franquicia y sobre no tener miedo de decir lo que piensa, incluso en Internet.

El personaje a quien interpretas se basa en una persona real. Háblanos de él.
Él tiene un montón de culpa por el papel que desempeñó en la lucha en las guerras indias, y luego ir a México y convertirse en un luchador por la libertad de las clases. Era un poco extravagante. Él afirma que es un montón de cosas que no fue, pero todavía tuvo una vida impresionante. Él escribió un interesante tratado sobre ser negro en América. Un tipo muy, muy interesante. Y nunca volvió desde Europa. Es por eso que está enterrado en Blackpool [Inglaterra], supongo.

Bueno, Inglaterra siempre fue mucho más tolerante que nosotros, incluso entonces.
Eso podría cambiar ahora con el voto Brexit [Risas].

Has pasado mucho tiempo trabajando en Inglaterra, incluyendo en esta película. ¿Has podido formarte una idea de cómo el país ha cambiado hasta el punto en que ahora se vuelcan en contra de los inmigrantes?
Es difícil saber eso, debido a que el país es tan multicultural. Cuando estás caminando, hay una gran cantidad de personas vestidas en su atuendo nativo.

Te puedes dar cuenta de dónde son. Se oyen todos los idiomas. Para mí, Londres parece más musulmán que la mayoría de los países. Pero puedo ver el miedo. Es el mismo miedo que algunas personas tienen por aquí. Ha habido mucho temor por un tiempo muy largo, los británicos nativos se están extinguiendo. La tez del país está cambiando. Están preocupados por eso. Es una locura.

Un país volviéndose cada vez más diverso no parece ser una mala cosa.
¿Verdad? ¿Es eso un problema o es eso progreso? Hacer de América grande otra vez… estoy tratando de averiguar cuándo que en realidad lo fue. ¿En los años cincuenta? ¿Los sesentas? No puede ser los años sesenta, porque es cuando comenzó la revolución. Por lo tanto, debe estar entre los cincuentas y los años treinta.

Es una versión de la televisión de los años cincuenta que nunca existió.
Exactamente. “Leave It to Beaver”. No Lucy y Ricky, porque ellos tampoco eran buenos.

Hablas lo que piensas a menudo. ¿Tienes problemas por ello ya que estás en los medios sociales?
La gente te va a vilipendiar en línea. Pero no me importa; administro mi propia cuenta de Twitter. Me río de gente que dice cosas desagradables de mí. A veces pongo a mis seguidores de Twitter en ellos. Ese es el camino más fácil.

Tienes una gran cantidad de seguidores. Donald Trump solamente tiene cuatro millones más, lo que no es nada despreciable.
Si combino todos los míos con mis seguidores Weibo de China, probablemente podría darle una patada en el trasero.

Has hablado acerca de cómo ser asequible significa que siempre consigues trabajo. ¿Cómo puedes mantener eso? Parecería exigente para cualquiera poder hacer cuatro o cinco películas al año.
Cuando estaba haciendo teatro, siempre estaba haciendo una obra de teatro, una audición para una obra de teatro o ensayando una obra de teatro. Todo el mundo se levanta y va a trabajar todos los días. Creo que sólo hay muchas oportunidades de actuación en la vida de todos. Así que si eres un actor y realmente amas crear personajes, contar historias y hacer las cosas que haces, entonces tratas de hacerlo tan a menudo como te sea posible. Eso es lo que hago. Eso es lo que he hecho. Me encanta el proceso, me encanta el resultado, me encanta ir a ver las películas. Me encanta estar en las obras. Me encanta todo eso. Es sólo una de las cosas que me animan.

Algunos actores hablan de no querer mirarse en la pantalla.
Esto es tan estúpido. ¿Realmente crees eso? ¿De verdad crees que la mayoría de los actores que dicen “no me gusta mucho verme a mí mismo en la pantalla” no harían otra cosa? Consigue otro trabajo. ¿Por qué esperas que otra persona pague dinero para verte si no te gusta verte a ti mismo?