Coronas de flores en la cabeza, faldas largas, collares y pulseras vistosas, “hot pants”, camisetas con interactivos letreros, barbas copiosas y muchos sombreros destacaron en el público que se dio cita el pasado sábado en los Jardines del Teatro Nacional para hacer realidad la segunda versión del Festival Santo Domingo Pop, sin lugar a dudas, un antes y después de la modalidad de conciertos en la ciudad.

Las puertas que estuvieron abiertas desde las 2:00 de la tarde contaron con seguridad suficiente para los asistentes, quienes desde pasadas las 4:30 iniciaron la experiencia artística con la artista dominicana Covi Quintana entonando canciones de lo que será su segundo disco y las emblemáticas letras de su primera producción “Imaginación”. Covi cantó en un escenario ubicado en el lateral izquierdo de los Jardines, muy cercana a sus fans y se hizo acompañar para dos temas de Janio Lora y Laura Rivera, de Tribu del Sol.

Una hora después, subió al escenario central con dos cantantes de salve Vicente García y su banda, en una presentación que logró la conexión exitosa con los asistentes que bailaron sus nuevos temas a ritmo de bachata de colmado, salve y ritmos quisqueyanos. La energía de Vicente destacó positivamente, a pesar de los problemas de sonido que tuvo que enfrentar. Conocimos una probadita de la nueva producción que saldrá a mediados del año entrante.

Ximena Sariñana empezó pasadas las 8:00 de la noche, con muchos saltos y agradecimientos a los dominicanos, incluido al que señaló como responsable de su incursión en este mercado, Alex Ferreira –que es ahora su guitarrista–, con el que logró ser coreada por todos con la interpretación del tema “Gravedad” que hicieron juntos. Las demás interpretaciones de Ximena fueron víctimas de las fallas del sonido, pero salvó su cierre con “Vidas Paralelas”, del 2008, y que se mantiene como una de las favoritas de los dominicanos.

Casi a las 10 de la noche, salió el más esperado, Robi Draco Rosa: uno de los artistas latinos más importantes y queridos de todos los tiempos. Con oraciones poco claras y coherentes, saludó e inició “Brujería”. Habló sobre su situación de la salud, la inestabilidad emocional que representa este proceso y lo duro que le pega luchar contra su enfermedad (hasta pidió rezaran por él). Con unas cuantas libras menos, bajo de una camiseta blanca y vaqueros negros, se entregó de lleno con canciones como “Esto es vida”, “Más y más” y “Penelope”. Draco cautivó a sus fans y finalizó emotivamente (deseando poder volver) este innovador festival.