"Sex and the City" fue una de las series de moda y sexo de culto de comienzos de siglo. Pero su protagonista acaba de destruir el sueño.