Taylor Swift ha sido la cantante mejor pagada de 2016 con US$170 millones, una cifra que le hace ser además la artista de cualquier género con más ingresos, según publicó este jueves la revista Forbes.

Aunque la estadounidense no saca disco nuevo desde 2014 ("1989"), las ganancias de su última gira y su trabajo publicitario para diversas marcas la han aupado al primer lugar de la Lista de Músicos mejor pagados del año de Forbes.