Con una hora y media de retraso llegó Pablo Milanés al encuentro con los medios realizado ayer para promover el concierto que tendrá hoy en  el anfiteatro Nuryn Sanlley.

El veterano compositor e intérprete, aseguró que la música que se escucha en la radio es muy decadente. Que hay una carencia de calidad impulsada por los medios.

Hizo hincapié en que la canción social se ha diluido y que los compositores de hoy son cronistas de lo que acontece a su alrededor.

Después de  seis años sin ninguna producción, salió en 2013  el álbum “Renacimiento” y afirmó, en rueda de prensa, que  su título no tiene nada que ver con los problemas médicos y las cirugías que padeció.

Aunque sonriendo, dijo que fue un renacimiento de espíritu, ya que la música lo mantiene en ánimo: “Después de eso me operé, tengo dos trasplantes de cadera, tengo una malla en el estómago… En fin, estoy remendado, pero estoy bien, gozo de buena salud y estoy haciendo lo que más me gusta en el mundo: música”.

Sobre sus proyectos, dijo que acaba de hacer 15 temas con un destacado compositor cubano llamado José María Vitier a estrenarse el próximo año, y también está trabajando con su pianista, Miguelito Núñez, un disco que estrenará en Cuba el mes de marzo, y en mayo debe salir el trabajo que hace con su hija Haydée.


A su salida, al negarse a posar para una foto que le pidió la prensa, se despidió entonando un velado.