Es una idea de los productores del afamado film de terror. Se les ocurrió poner en venta una casa embrujada. En ella se cayeron cuadros, rompieron espejos y se sintieron toda clase de ruidos. Muchos visitantes se vieron aterrorizados.