Quienes tuvimos la oportunidad de asistir al evento “Imaginativa, la semana de la televisión”, pudimos valorar el gran esfuerzo que hizo Edilenia Tactuck para presentar una propuesta televisiva digna de emular.

La agenda de este evento incluyó la participación de figuras de primer orden. Una de ellas fue el animador dominicano Tony Dandrades, quien habló de su experiencia en el “Encuentro de impacto”. En el intercambio de opinión, una persona del público le preguntó si estaría dispuesto a hacer televisión en el país, a lo que él respondió: “Solo si me produce Edilenia Tactuk”. Tras el aplauso del auditorio, Edilenia tomó el micrófono y dijo: “Eso viene”.

Con esta revelación, queda en evidencia el deseo del comunicador que labora para la cadena hispana Univisión de aportar su talento y experiencia a la producción televisiva nacional.

Destacó que en el país se debe abogar por una Ley de Televisión, para impulsar la industria, tal como se hizo con la Ley de Cine.  Asimismo, puso sobre el tapete que en la televisión dominicana debe tener mejores propuestas y que hay personas que no deben estar frente a la pantalla con un micrófono en las manos.

“¡Qué Bien”!, su grito de guerra

Hoy día, Tony Dandrades es famoso. Varias décadas atrás solo era César Antonio Reyes Dandrades (Tony), un chico que nació en Villa Juana y que fue criado en  San Juan Bosco. Su familia empezó a emigrar del país en los años 60. Su abuelo fue marino mercante y se convirtió en ciudadano estadounidense, y eso hizo que fuera más fácil el proceso. Los últimos en hacerlo fueron sus padres, él y sus hermanos. A ellos les dieron la residencia, pero no a Tony; lo consideraban una carga, pero gracias a sus estudios de inglés, pudo conversar con el cónsul y consiguió su residencia en EE.UU. 

En Puerto Rico empezó a estudiar Comunicaciones y gracias a su “atrevimiento”, logró entrar a la planilla del canal 24, experiencia que le valió como pasantía en el departamento de edición.

Cuando el canal cerró, intentó trabajar como Dj en la radio, pero se vio obligado a trabajar en American Airlines haciendo los boletos de avión de algunas personas que ya había entrevistado. 

Con la gracia que le caracteriza, dijo que cuando Raúl de Molina llegó a Univisión a hacer “El Gordo y La Flaca”, fue llamado para ocupar la vacante de entretenimiento en “Primer Impacto”. Así dio el salto a la fama.

Hoy tiene 15 años produciendo el espacio, y gracias a su experiencia es el único que produce, conduce y edita sus programas en la televisión hispana en Estados Unidos.