Sólo basta con efectuar una deformación del rostro y moretones, dibujar un sencillo mordisco de Zombie y finalizar con trozo de cerebro para lucir espeluznante.