Vakeró ofreció detalles de su participación en el cine de la mano de Jean Guerra, luego de su experiencia con un papel en Lotoman. También conversó sobre la nueva producción –Con sabor a güira- que verá la luz en los próximos meses.

Sales en todos los medios, ¿crees que hay un favoritismo contigo?
Se trata de lo que hago. Le dedico tiempo a mis producciones para que el resultado sea de calidad para mis seguidores. Luego de esa permanencia de calidad, los medios me han dado el chance.

¿Qué es lo que más te ha costado a la hora de levantar cabeza?
No me he detenido a pensar lo que ha costado. Dejo que el tiempo de Dios llegue y las cosas fluyan. Soy de los que consideran que no hay tiempo para darles mente a los problemas.

Cuando sale a flote este tipo de campaña negativa que circula en los medios –uno es humano, y forma parte de una sociedad– en tu caso,¿le afecta más a Vakeró el artista o al padre de familia?
A ninguno de los dos. Soy yo quien decide qué me hace sentir mal, eso está en mi cabeza. Por ponerte un ejemplo, cuando llegué al país luego de la gira, me trasladé a mi pueblo, San Pedro de Macorís, a ver a mis hijos, y le decía a mi esposa que no hay nada más bonito que ver sus sonrisas. Eso es lo más importante, no lo que diga un tercero.

Ahora que tocas el tema de padre de familia, ¿qué quieras que esos niños (que son tantos) aprendan de ti?
Siempre les he dicho que respeten a las personas mayores. Que el regalo más bonito que me pueden dar es prepararse. Que aprendan cosas que los ayuden a ser mejores personas, siempre trato de que entiendan que las cosas uno no se las encuentra, se lucha y se trabaja por ellas.

¿Alguno se ha querido ir por el lado tuyo?
Todos. El mayor, con 12 años está tocando piano; de las hembras, Brenda toca la flauta, a Brian le gusta rapear a Michael bailar y así. Todos tienen inclinación por el arte.

Y mira que los artistas quieren doctores, abogados…
Los dejo ser. Vi el otro día una imagen donde un niño tenía un ícono de esos de pensamiento redondo y había una segunda persona que estaba modificando el ícono a cuadrado. Le decía a mi compañera que eso era lo que nunca haría con mis hijos, a menos que estén por caminos incorrectos.

Las listas de fin de año pasado te colocaron dentro de los mejores ¿Crees que siga igual para este?
Sí, con la ayuda de Dios así será. Ya tenemos un plan para ello, soy muy exigente con migo mismo a la hora de componer y grabar. Para este 2016 hay temas que no tienen nada que ver con los que sonaron en 2015 con insistencia en la radio. Los demás músicos tienen que ponerse las pilas, porque venimos fuertes.

¿Nombres?
Hay una canción muy interesante dedicada a mi pueblo, San Pedro de Macorís, llamada “Soy un SPM”. En ella dejo claro lo agradecido que estoy de ser de allá, y ahora vamos a explotar esa parte. Es la primera canción del álbum “Yo”.

¿Los temas se irán más por el lado romántico o de tiradera?
Como 60-40. La parte romántica tendrá presencia. Porque todo el mundo tiene ese sentimiento ahí y hay que sacarlo.

Hay artistas alternativos, incluidos los merengueros, que dicen que a los artistas urbanos se les hace más fácil pegarse e invierten menos. ¿Qué opinas al respecto?
Es mentira, yo tengo una banda y la inversión que hago es enorme. Más que cualquier merenguero. Si los merengueros invirtieran, el merengue tuviera otro color. Lamentablemente, hay muchos que se quieren refugiar en una computadora. Nosotros estamos agregando música en vivo, porque ya al público no se le puede engañar.

Sin embargo, esos artistas son los que están buscando hacer featuring con ustedes. ¿Crees que el merengue necesita una mano de los urbanos?
Sí. El merengue necesita apoyarse entre ellos mismos. En el caso de la música urbana, ves colaboraciones de figuras de nivel que graban con otros que inician. Yo lo hago y no importan los años de carrera, gira o premios. Solo me importa el talento y el hecho de que soy producto de una oportunidad. En el merengue eso no pasa…no dan paso a las nuevas generaciones.

¿Qué necesitaste tú?
A Dios. Quizá suene a fanático. En el año 2005 trabajaba en una zona franca donde se hacían sostenes femeninos. Aprendí a hacer una pieza que no todos sabían hacer, un día me quemé con una plancha y ese día decidí irme. Mi superior me dijo que lo pensara porque los trabajaos estaban difíciles y me preguntó qué sabía hacer. Le contesté que sabía rapear, su reacción fue reír. Y le dije que iba a ser mi propio jefe y vivir de la música. Hoy así lo hago. Dios hizo su obra conmigo y solo a él lo necesito.

Ya una vez grabaste con Janio Lora y tengo entendido que tenías una colaboración pendiente con Pavel y Gabriel, ¿es cierto?
Sí, le he dicho a ambos que estoy dispuesto. El tiempo de Dios es perfecto y yo estoy disponible.

Recientemente finaliszaste una gira por Estados Unidos, ¿Resultó económicamente, cuánto te dejó?
Sí, por las redes sociales me mantuve subiendo las fotos. Nos fue bastante bien, un productor dobló lo que invirtió en puerta y barra y quiso repartir. No aceptamos porque tenemos que administrar la imagen.

¿Continuará esta gira?
Sí, para Europa. No diremos fechas porque hay personas que le echan agua al concón en el caldero.

Con temas como “No te olvidaré” la calidad musical aumentó, así como el paso a unas letras más románticas. Recientemente Don Miguelo también se fue por esta rama. ¿Fuiste un precedente?
Hace mucho tiempo que la gente me dice que los demás están haciendo lo que ya yo había hecho.

Dejo pasar esas cosas, pero eso va a cambiar y voy a empezar a tomar en cuenta esa parte. Le he servido de inspiración a muchos y eso es bueno, yo también me inspiro en otros.

En el caso del vestuario admiro mucho a @babykriss10, un niño chulísimo y muy a la moda. Además la pelota es redonda y nadie inventó nada, lo único que yo inicié algo que hoy le está sirviendo a otro.

Con la fiebre de ir al cine, ¿tienes alguna propuesta para esta rama?
Si me pagaran las propuestas que nos han hecho a peso, ganaríamos un buen billete. En mi caso mi palabra es mi firma. Hice un acuerdo verbal con Jean Guerra de que solo iba a participar por un período en A tiro limpio con un papel muy importante y he mantenido eso.

¿Diciembre fue bueno?
Para nosotros todo el año es diciembre. Quiero inyectarle a la gente mi música, que la gente siga reconociendo nuestro ritmo y seguir haciéndolo más interesante. Ahora voy a utilizar el instrumento que representa al merengue: la güira.