Un total de diez cazas franceses, Dassault Rafale y Mirage 2000, llevaron a cabo ataques aéreos contra las posiciones del Estado Islámico en Raqqa, según un comunicado emitido por el ejército francés que acompañó imágenes de los ataques. Acá el despegue de uno de ellos desde una base aérea no revelada y los bombardeos sobre objetivos específicos.