Britney Spears se presentó este fin de semana en Las Vegas con su tour "Piece of Me" y todo su espectáculo iba bien hasta que el cierre de su vestuario se rompió.

La cantante estadounidense se encontraba casi al principio de su éxito "3", cuando el cierre trasero de su "bodysuit" se abrió en dos, dejando su espalda completamente descubierta.

Y aunque primero fue ella quien intentó arreglarlo y posteriormente sus bailarines, ninguno logró tener éxito, así que se dieron por vencidos.

Sin embargo, la "princesa del pop" demostró ser toda una profesional sobre el escenario, ya que continúo cantando y bailando.

Eso sí, al término de la canción, Britney Spears corrió atrás del escenario para arreglar su "pequeño problema".