En tiempos donde la corrección política parece un espejismo (más en Halloween), el asalto de Kim Kardashian no es un tema tabú.