Esta es la época del fitness. Las personas se preocupan más que nunca por mantenerse en buena forma física, comer saludable y mantener el equilibro en su ajetreado día a día. Estas y otras razones han sumado aún más popularidad a la práctica de disciplinas como el yoga.

Sin embargo, estemos claros en que el yoga no es una novedad. Sus orígenes se encuentran en el norte de la India y datan de hace más de 5,000 años, según explica Johnny Martínez, director de  la escuela Espacio Cultural SwáSthya.

Actualmente, el yoga es muy conocido por los beneficios corporales que obtienen quienes lo practican, tales como bajar de peso, tonificación de la masa muscular, aumento de la resistencia,  así como el desarrollo de flexibilidad y fuerza.   

Más allá de sus ventajas físicas, practicar yoga regularmente contribuye a mejorar y mantener una salud en óptimas condiciones, y a regular el estilo de alimentación.

Definitivamente, es una apuesta segura para quienes buscan cuidar su salud y mejorar su condición física.

“A través de técnicas corporales se puede desarrollar una mejora de los sistemas endócrinos, circulatorios y respiratorios”, afirma Martínez.

El experto asegura que con técnicas específicas de respiración, el practicante también desarrolla mayor capacidad pulmonar, mejor aprovechamiento de la respiración y consigue tener más conciencia de sus emociones. Al mismo tiempo, se mejora la concentración, pudiendo mantener la atención por más tiempo en una tarea u objetivo.

“Lo mejor es que todo eso puede ser aplicado a la vida diaria, al trabajo, a los estudios, al deporte, a cualquier ámbito, sin quedar restringido a una sala de prácticas”, nos cuenta.

El yoga contribuye a dinamizar tu estilo de vida y  te ayuda a ser más eficaz en tus compromisos cotidianos.

El maestro de yoga dice que con la práctica el alumno va desarrollando mayor conciencia sobre sí mismo,  los procesos orgánicos a los que está sujeto y cómo estos están vinculados con la forma en que se relaciona consigo mismo, con su entorno social y con el medio ambiente.

“Es muy normal que al cabo de un tiempo quien practica yoga comience a percibir la importancia de una buena alimentación, de establecer relaciones prósperas, administrar las emociones y evitar los conflictos”.

Contactos de la escuela Espacio Cultural SwáSthya:

Instagram @yoga.sdq

Facebook.com/yoga.sdq