Yolandita Monge es una artista muy querida en nuestro país. Sus canciones llenaron una época, y  quienes la vivieron tararean sus canciones “Quítame ese hombre del corazón”, “A todo pulmón”, “Perdóname otra vez”, “Historia de amor”, “Señor... del pasado”, “Cierra los ojos”, “Que tal mi amor” y “Páginas del alma”, con el mismo sabor de ayer.

Para agradecer la fidelidad de sus admiradores dominicanos, Monge regresará a los escenarios con el espectáculo “Íntimamente... mis éxitos”. Este reencuentro está pautado para el jueves 8 de diciembre, a las 9:00 de la noche en Hard Rock Café Santo Domingo de Blue Mall, bajo la producción de SkyPro & Ed Live.

Dos meses antes de esta fecha, la artista tomó un vuelo directo desde San Juan a Santo Domingo para conversar con la prensa sobre su vida artística y personal.

Sonriente y receptiva

La también actriz y compositora boricua durante el encuentro con la prensa se mostró muy sonriente y receptiva con la prensa que asistió para conocer que nos traerá cuando regrese al país dos meses después para su concierto.

Con ese mismo estado de intimidad y con la tristeza reflejada en sus ojos, Monge habló de lo difícil que ha sido la ausencia física de su esposo Carlos “Topy” Mamery.

“Hace ya 22 meses de su muerte y no puedo decir que estoy recuperada, porque creo que uno no se recupera tan fácilmente. A veces despierto pensando que es un sueño. Pero no es así, la vida está llena de retos y obstáculos y todo depende de cómo tú lo tomes. Aunque él se fue de este plano, soy una mujer bendecida porque me tocó vivir el amor real, después de haberme casado dos veces”, sostuvo la artista.

No obstante, afirmó que se siente una mujer bendecida porque al lado de Topy vivió el amor real, “aquel en que la persona física no es tan importante, sino más bien la persona en su interior, el amigo y compañero”.

Al referirse a la canción Sin ti, la cantautora contó que un día despertó y se dijo, “tengo que hacer algo con todo este dolor. Se me olvidó cómo caminar, hablé muchas cosas, como que dejaría de cantar, porque entré en un shock profundo. Pensaba que el duelo era vestirse de negro, pero no es así. En la canción solo se dicen algunas de las cosas que se pueden sentir, no todas, porque las demás aparecieron según pasaron los días, y las horas y aún están ahí”.

Le agradece mucho a sus amigos y familiares, quienes le han dado el apoyo que ella necesitaba para levantarse, y quienes le han dicho: “No mires hacia un futuro de muchos días, ve haciéndolo todos los días”, a fin de que se recupere de la pérdida de su esposo.

Otra herida latente

Cuando en la vida de los artistas pasan hechos que marcan sus historias, es difícil que la prensa no les cuestione. En este caso, se le preguntó por la relación con su hija Noelia, a lo cual respondió lo siguiente. “Hubo un momento en mi vida en que no supe lidiar con la situación y se me presionó tanto que dos de mis discos no los trabajé y decidí quedarme un día en mi casa y no salir más porque era tanto el dolor”.
Agregó “Cuando tú tienes hijos adultos y que deciden sus vidas; tú no puedes responder a cosas que no tienen una base. Pienso que la relación de las personas que tienen un conflicto, si eso se arregla no es en medio de una conferencia de prensa, porque se trata de algo de familia. Cuando esa persona decida que quiere regresar a su entorno original, con su familia, ella sabe que lo puede hacer. Lo que pasa es que a lo mejor no le conviene hacerlo”.

Una trayectoria en permanencia

Su larga lista de temas incluye “El amor”, “Este amor que hay que callar”, “Tiempo perdido”, “Laberinto de amor”, “Mala sangre”, “Como lo hago yo”, “Todo por dolor”, “Fui solo un capricho”, entre otros.
La Diva de Puerto Rico, como es conocida, grabó su último material discográfico, “Más para dar”, a finales del 2012, después de cuatro años sin entrar a una cabina de grabación, y se convirtió en el primer lanzamiento independiente y el retorno como compositora luego de más 25 años sin escribir canciones.

La artista regresó a los escenarios con el recital “Latidos de mi corazón” en el Coliseo de Puerto Rico, en un tributo a su fenecido esposo Carlos Mamery (Topy), luego de su última composición que fue la traducción al español de su éxito “Ahora, ahora”, en 1987.

RD, su segunda patria

“Me siento feliz de regresar a la República Dominicana que es mi segunda patria. Volver a Santo Domingo a cantar es como yo digo ponerle la florecita al pastel, porque yo coqueteo mucho con este país”, afirmó la artista boricua.

Asimismo, destacó que siempre nos visita, muchas veces por motivo de descanso y porque tiene grandes amigos como  Anthony Ríos, de quien dijo el país no ha terminado la novela de su relación que concluyó hace muchos años. “Él es un ser humano con un corazón grande. Deben sentirse orgullosos como dominicanos de tener un talento como él. Me siento feliz de encontrarme entre sus amigas queridas”.

Y agregó que sigue muy pendiente de su estado de salud, “hablo interdiario con sus hijos para saber de él y muy pronto volveremos hacer algo juntos”.

A las 5:02 de la tarde, concluyó la conversación de Yolandita Monge con la prensa, con el compromiso de reencontrarse con su público, el jueves 8 de diciembre.