Hacer ejercicios previene problemas de salud, desarrolla resistencia, brinda más energía y puede ayudar a reducir el estrés. También puede ayudar a mantener un peso corporal saludable y a controlar el apetito. Si eres de esas personas “alérgicas” a la palabra ejercicio o no tienes tiempo para ir al gimnasio, no te preocupes. 

Hay muchas formas en que puedes mantenerte activo y en forma, que no involucran pesas o una rutina muy estructurada. MetroRD conversó con Suanny Alcántara, encargada del programa de entrenadores personales de Smart Fit, quien nos compartió los trucos para ejercitarte sin darte cuenta y para que así abandones el sedentarismo. ¡Es súper fácil! Mientras más movimientos en casa realices, más calorías puedes quemar y ayudarte en tu proceso de pérdida de peso.

Actividades domésticas

Presta cuidadosa atención a los movimientos que realizas cuando haces los oficios de la casa: limpiar, barrer, etc. Si lo haces con consciencia y lo tomas como una actividad física extra, le hará bien a tu cuerpo. Con estas tareas estás poniendo a trabajar tus brazos, espalda y torso. Cocinar por una hora, por ejemplo, quema 200 calorías.

Utiliza las escaleras

Cuando estés en el trabajo y quieras tomar un café, utiliza las escaleras para bajar y subir, en vez del ascensor. Aprovecha este momento para activar tu cuerpo. Es una de las actividades cotidianas que más calorías consumen, y es un ejercicio estupendo para tonificar las piernas

Baila  

Hay pocas cosas tan relajantes y divertidas como bailar. No esperes a salir con los amigos para poner tu cuerpo en movimiento. Escucha música movida por lo menos media hora cuando estés en casa y baila, saltando y moviéndote todo lo que puedas. Bailando quemas 100 calorías cada 15 minutos.

Al ver televisión

Si estás en tu casa mirando tu programa favorito, ponte de costado en el mueble y sube y baja una pierna durante 10 minutos. Puedes ir alternando durante un rato y verás con el tiempo la cantidad de calorías que quemas.

Juega con tus hijos

Involucrarte en actividades con tus pequeños también implica ponerte en movimiento. Jugar en la piscina por media hora con ellos puede quemar unas 100 calorías. ¿Otra manera? A los niños les gustan los globos, sopla todos los que puedas. Ese esfuerzo te hará quemar grasas, aunque te parezca increíble.

En el jardín

Dedícale tiempo a tu  jardín, a ponerlo bonito. Esa actividad te permitirá quemar calorías.

Saca a pasear el perro

No te conformes con sacar a pasear el perro y mirarlo hacer sus necesidades mientras esperas en un banco. ¡No! Anda, juega y corre detrás de él. Y si lo paseas a paso moderado, podrás llegar a quemar 100 calorías.

Camina

Es una de las actividades más completas, pues se ejercita todo el cuerpo. Sal a dar un paseo o intenta ir caminando a cualquier parte que sea posible. Si tu trabajo o la escuela de tus hijos están cerca, ve andando.

Practica un deporte

Los deportes en equipo son ideales para quienes detestan hacer ejercicio físico. El componente social, por ejemplo, del tenis, puede ayudarte a ponerte en forma sin darte cuenta.

Al hacer la compra

Para realizar las compras diarias como el  pan, el periódico, frutas, etc., es recomendable  ir caminando. Cargar con las bolsas supone un extra de actividad física

Monta bicicleta

Los desplazamientos sencillos en los que no tienes que cargar cosas son geniales para hacer ejercicio sin notarlo. Montar bicicleta los fines de semana junto a tus hijos es una manera de compartir y ejercitarse en familia.

Lava el carro. Hacerlo tú mismo en vez de ir a un lavadero quema más de 200 calorías.