El "Internet de las cosas" se aplica para refrigeradores, cepillos de pelo y otros artefactos cotidianos que no podrías imaginar.