Tener un smartphone a prueba de agua se ha convertido en algo necesario para muchas personas. Uno de sus principales beneficios es evitar que se arruine cuando se cae al excusado, se moja en la lluvia o van a una playa.

Precisamente una de las actividades favoritas de realizar con este tipo de dispositivos es tomar fotos submarinas durante las vacaciones, ya sea en un destino paradisiaco o en una piscina. En la actualidad, existe una gran variedad de dispositivos que prometen resistencia al agua y al polvo, aunque siguen dominando los celulares sin protección.

La certificación IP, la cual hace referencia al grado de protección del dispositivo, define la calidad de los materiales con las que están construidos. Esta se encuentra constituida por dos números, el primero califica la contención ante objetos sólidos y el segundo dígito contra sólidos. Entre mayor sea su calificación, mejor resistencia tendrán. 

De esa forma, el dispositivo más reciente a prueba del líquido vital es el Samsung Galaxy S6 Active, una versión menos estilizada que el buque insignia de la marca surcoreana, pero que se puede sumergir a una profundidad máxima de un metro durante 30 minutos por su certificación IP68

En la galería de fotos les mostramos algunos smartphones que pueden llevar a la playa sin ningún riesgo. Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.