"¿Quién de nosotros no conoce o ha escuchado a alguien que se encuentre en dicha situación? Las cifras avalan estas interrogantes, cada 40 segundos alguien se suicida, según informes de International Association for Suicide Prevention en 2015, es por ello que resulta imposible quedar fuera de este problema, que se presenta en todas las edades", nos compartió la Psicólogo Clínica chilena Ronit Fischman Vogel.

Además de ello, dio a conocer los siguientes datos.

1. Existen múltiples factores que influyen, entre ellos están los sociales, psicológicos, culturales, ambientales, biológicos, que podrían interactuar para conducir a una persona al comportamiento suicidio, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

2. ¿Qué señales nos deben alarmar?

Encontramos aislamiento físico y emocional hacia la familia y amigos, alguna situación estresante en el último tiempo, de mayor manera quiebres amorosos y/o familiares, conflictos con amistades, desear o hablar de morir. Todo esto genera sensación de falta de pertenencia a grupos y de no ser querido, desesperanza en la solución de los problemas y dolor emocional entre otras. Si a todo esto, se le suma tener antecedentes de intentos suicidas previos, experiencias difíciles durante la crianza, alguna enfermedad psiquiátrica y/o crónica y relaciones familiares conflictivas, debemos pedir ayuda.

3. ¿Cómo podemos aportar a la prevención del suicidio?


Aquí los factores protectores juegan un rol fundamental. En este ámbito todos podemos ayudar, reconociendo algunas características que debemos potenciar en todas las edades, para disminuir el riesgo. Estas son: estimular pequeños logros así reforzará la autoestima, promover relaciones sociales saludables, generar redes de apoyo estables que auxilien en momentos críticos, sostener un estilo de vida saludable física y mentalmente, expresar emociones tanto positivas como negativas, nos informó la especialista Ronit.

4. ¿Qué debemos hacer si notamos este tipo de conductas en algún conocido o familiar?

Escuchar abiertamente, validar lo que el otro experimenta, preguntar directamente si ha pensado en morir y si lo ha intentado previamente, acompañar y buscar ayuda en centros de salud de su comunidad.

"Todos los profesionales de la salud estamos sensibilizados ante el aumento de personas que se encuentran sufriendo esta problemática, ya que se estima que al día mueren tres mil personas por esta causa a nivel mundial y de ellos la gran mayoría había solicitado ayuda, según informes de Baader, Righter & Mundt, 2004. Además de tener antecedentes de intentos de suicidio previo. Eso nos demuestra que ellos sí nos dan señales, somos nosotros los que debemos aprender a validarlas, escucharlas e intervenir".

En la galería de fotos podrán conocer más información relevante respecto a este importante tema. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.